El Ayuntamiento firma un convenio con el que fomenta el empleo a personas desfavorecidas

El acuerdo compromete a instituciones como Fundación La Caixa, Cruz Roja, TAS y COCEMFE

[Img #137034]

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández; el director del Centro Instituciones de ”la Caixa” en Castilla y León, Gerardo Revilla; el director del Departamento de Integración Sociolaboral de la Fundación Bancaria ”la Caixa”, Jaume Farré; y, en representación del Grupo Incorpora Castilla y León, Roberto Martín, representante de la Asociación Tas; el presidente de Cocemfe, Mario García; y el presidente provincial de Cruz Roja Española, Jesús Juanes, han firmado un acuerdo que tiene como objetivo fomentar la integración laboral de personas con especiales dificultades para acceder a un puesto de trabajo y promover acciones de responsabilidad social empresarial en el marco del programa Incorpora de la Obra Social "la Caixa".

Desde el año 2006, la Obra Social "la Caixa" fomenta, con el programa Incorpora, la inserción al mundo laboral de personas en situación o riesgo de exclusión, como parados de larga duración, ex reclusos, jóvenes en situación de vulnerabilidad, inmigrantes y víctimas de violencia de género, entre otros colectivos.

El Ayuntamiento de Salamanca se une a estas cinco entidades para completar las actuaciones que desarrolla, ganar eficiencia y evitar duplicidades, según ha destacado el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, quien ha explicado que el Ayuntamiento dispone del Centro Municipal de Formación y Orientación Laboral, desde el que trabaja en tres ámbitos: información y orientación laboral, formación e intermediación con empresas. Durante este mandato ha atendido a más de 5.000 personas desempleadas desfavorecidas.

En primer lugar, el Ayuntamiento informa a estas personas de los recursos existentes y asesora respecto a la ruta que debe seguir para encontrar un puesto de trabajo.

Segundo, ofrece la formación más adecuada a su perfil y ajustada a la demanda.

Y tercero, intermedia con empresas para la contratación de desempleados con dificultades. Durante este mandato se ha logrado que más de 900 personas hayan encontrado un puesto de trabajo, ya sea temporal o fijo.

Estas acciones se completan con el Aula Abierta, que es un espacio municipal en el que el Ayuntamiento pone a disposición de desempleados diferentes recursos para la búsqueda de un trabajo, como un ordenador con conexión a internet, un teléfono o un tablón con la oferta actualizada de empleo y formación.

El Ayuntamiento mantiene, además, otros 80 puestos de trabajo estable para personas desfavorecidas en empresas de economía social  gracias a 1,1 millones de euros.

En Salamanca, el programa Incopora ha facilitado 85 puestos de trabajo a personas en riesgo de exclusión entre enero y septiembre de este año, frente a los 71 del mismo periodo de 2013. Esto ha sido posible gracias a la implicación de 53 empresas salmantinas en este proyecto de responsabilidad social corporativa y a la colaboración de cuatro entidades sociales (Asociación Tas, Cocemfe y Cruz Roja), que son las encargadas de desarrollar Incorpora en la provincia.

Los técnicos de inserción, figura clave

La principal aportación de Incorpora es que plantea un concepto innovador de la integración laboral de personas en riesgo o situación de exclusión, ya que reúne en un mismo modelo la red de entidades sociales y la red solidaria de empresas en el marco de la responsabilidad social empresarial.

Esto no habría sido posible sin la contribución de los técnicos de inserción laboral, una figura clave de Incorpora. El programa de la Obra Social "la Caixa" cuenta con siete de estos profesionales en Salamanca cuyo papel de enlace es determinante en todos los procesos de integración laboral.


Entre las tareas del insertor destacan la prospección de empresas, el seguimiento del proceso de formación del beneficiario y el acompañamiento laboral de la persona insertada.

Servicio gratuito de asesoramiento en RSC

Incorpora ofrece a las empresas un servicio gratuito de asesoramiento y acompañamiento en acciones de responsabilidad social corporativa, en este caso centradas en la integración laboral de personas en situación de vulnerabilidad.

La consolidación del proyecto, incluso en la actual coyuntura económica, pone de manifiesto que, a través de este programa, las empresas encuentran una vía para contribuir a la mejora de su entorno más inmediato. Esto les permite, además, contribuir a paliar, en la medida de sus posibilidades, una de las problemáticas sociales que más preocupan a los ciudadanos: el paro.