Buena noticia

El sociólogo, filósofo y ensayista Zygmunt Bauman, fallecido en 2017, advertía que: Es estéril y peligroso creer que uno domina el mundo entero gracias a Internet cuando no se tiene la cultura suficiente que permite filtrar la información buena de la mala.

Querer informarse sin esfuerzo es una ilusión que tiene que ver con el mito publicitario más que con la movilización cívica. Informarse cansa pero este el precio que debe pagar el ciudadano para adquir el derecho de participar inteligentemente en la vida democrática.” Son palabras de Ignacio Ramonet, periodista y catedrático de Teoría de la Comunicación.

Resulta muy preocupante la creciente tendencia de muchos medios de comunicación y redes sociales por difundir cotilleos, rumores, bulos y falsas noticias (fruto de mentes mediocres cuando no mal intencionadas) en lugar de ofrecer información de interés y suficientemente contrastada con fuentes veraces y dignas de crédito. El caso es que, a pesar de todo, aún se producen buenas noticias en el mundo, incluso en nuestro país, aunque su difusión no parece tener suficiente atractivo para un gran público poco exigente y que prioriza la cantidad frente a la calidad.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC) y el Fondo de Patentes de Medicamentos (MPP) anunció hace un par de días la firma de un acuerdo de licencia para las pruebas serológicas de anticuerpos desarrolladas por investigadores del citado Consejo. Un acuerdo que constituye la primera licencia transparente, global y no exclusiva para un diagnóstico de COVID-19 con un 99% de eficacia. Es decir, cualquier fabricante en cualquier parte del mundo podrá disponer de ellos sin pagar nada por el uso de la patente. Esto es sin duda una gran noticia, aunque muchos de ustedes no la hayan podido leer o escuchar.

Y lo es, en primer lugar, para luchar contra la pandemia en muchos países sin los recursos económicos suficientes para pagar las carísimas licencias de las patentes del test. En segundo lugar porque sumarse al Fondo Común de Investigación Tecnológica para frenar el COVID-19 (C-TAP), organismo creado y coordinado por la OMS, permitirá aumentar la producción de esta prueba en países de medios y bajos ingresos, acabando con la asfixia que supone tener que pagar a la industria farmacéutica, lo que reforzará sus sistemas sanitarios beneficiando a millones de personas. Y por último, pero no menos importante, porque España ha dado un paso al frente y está tirando con fuerza del carro de unas iniciativas que tienen como objetivo compartir conocimiento y apostar por una ciencia abierta y libre del monopolio de las grandes empresas, y lo está haciendo con fondos públicos por lo que todos somos participes de este éxito y debemos sentirnos orgullos de nuestro investigadores.

El paso dado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), es la primera gran contribución de un país al organismo de la OMS y sienta un importante precedente para enfrentar la investigación de otras tecnologías y liberar su uso de la especulación comercial.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró en rueda de prensa, que el objetivo es que la licencia llegue a todos los que lo necesiten. Es por esto que, estará libre del pago de derechos de patente en economías de ingresos medios y bajos.

Alguien dijo, y si no lo digo yo, que el grado de democracia de un país puede medirse por la calidad de sus políticos, la reputación de sus medios de comunicación y la participación en la vida social de sus ciudadanos; reconocerán conmigo que andamos algo justitos de todo esto.

Una buena noticia como esta debería estar en la primera página de todos los medios de comunicación y ser trending topic (tendencia o tema del momento para los no iniciados) en las redes sociales, pues resulta de mayor interés y afecta a muchos más millones de personas que las luchas intestinas del Partido Popular; si la reina Leticia lleva un abrigo rojo o color chicle, incluso, y aunque moleste a algunos, la clasificación del Real Madrid para la próxima ronda de la Champions League (antigua Copa de Europa de Fútbol, también para los no iniciados).