“Resulta asombroso que mientras media Europa se confina, aquí estamos organizando un macrobotellón consentido”

“La ciudad tiene un merecido título de Patrimonio de la Humanidad no por la organización de sus fiestas de alcohol multitudinarias, sino por su patrimonio histórico y cultural”

Foto de archivo de una edición anterior de la Nochevieja Universitaria en la Plaza Mayor

Carmen Díez, concejala de Podemos en el Ayuntamiento de Salamanca, se ha mostrado contraria a la celebración de la denominada “Nochevieja Universitaria”. En ese sentido afirma que le resulta “asombroso que mientras media Europa se confina y en nuestro país el índice de contagios por la epidemia aumenta día a día, aquí estamos organizando una fiesta que más bien se trata de un macrobotellón consentido y que nada tiene que ver con un turismo cultural y de calidad . Y a ello no es ajena tampoco la participación de, por ahora, 30.000 firmas apoyando que esta fiesta no se celebre”.

Comunicado de Carmen Díez, concejal de Podemos en el Ayuntamiento de Salamanca, sobre la Nochevieja Universitaria:

La celebración de la Nochevieja Universitaria está trayendo más quebraderos de cabeza al Ayuntamiento y organizadores de los que inicialmente preveían. También a los ciudadanos de a pie asombrados de que mientras media Europa se confina, aquí estamos organizando una fiesta que más bien es un macrobotellón consentido y que nada tiene que ver con un turismo cultural y de calidad. Y a ello no es ajena tampoco la participación de, por ahora, 30.000 firmas apoyando que esta fiesta no se celebre.

La Nochevieja Universitaria es considerada por algunos como la que otorga mayor proyección de Salamanca, olvidando, de forma interesada, que la ciudad tiene un merecido título de Patrimonio de la Humanidad no por la organización de sus fiestas de alcohol multitudinarias, sino por su patrimonio histórico y cultural.

Desde hace un mes desde distintos foros y medios de comunicación se nos han dado informaciones contradictorias sobre este evento. Tan pronto el evento lo organiza la asociación de hostelería como el Ayuntamiento. Tan pronto se va a celebrar en la Plaza Mayor como en el Sánchez Paraíso. En realidad, nos están mareando la perdiz.

Hoy conocemos que aún no se ha realizado ninguna solicitud al Ayuntamiento para el uso de la Plaza Mayor en esa fecha. Ni la Policía Local, ni los Bomberos saben nada. Entonces, señala la concejala de Podemos Carmen Díez, ¿cómo es posible que haya seguridad en que se va a celebrar y que nuestro concejal de turismo considere que es inevitable? ¿Qué informes se han hecho para afirmar que no va a haber consecuencias?


Asombra escuchar al Sr Alcalde que el Ayuntamiento es un mero espectador de este acto y que está al albur de lo que decidan quienes lo organizan. No es cierto. El Ayuntamiento es quien debe autorizar o no su celebración en la Plaza Mayor. Y si no hay autorización, no hay escenario, no hay música, no hay concentración posible. Todo el mundo sabe que para celebrar algo en la Plaza Mayor hay que pedir permiso. Y que nada se concede sin que se pronuncie el Ayuntamiento y en especial la Policía Local y el cuerpo de Bomberos sobre si se dan las garantías para llevarlo a cabo. Y más, en este caso, en el que el Ayuntamiento tiene que hacer frente a una serie de gastos derivados de la seguridad dentro y fuera del recinto, de la limpieza y sanitarios.

La otra alternativa posible es la celebración de un gran cotillón en el Sánchez Paraíso. Una instalación deportiva municipal cuya explotación está contratada a una empresa. Empresa a la que se le otorga en la concesión administrativa la posibilidad de explotar para sí misma las instalaciones que son de toda la ciudad. Y ello por el módico precio de 8.000€ al día. Con posibilidad de venta de alcohol. “El Sánchez Paraíso, dice la concejala,  es la justificación y el recambio para la fiesta en Plaza Mayor. Es como si nos dijeran: Sí o sí, la fiesta se va a celebrar”.

Mañana tendrá lugar una reunión de la Junta de Seguridad Local. Nada se espera de ella. De que imponga la cordura y la prevención. De que consideren que este año no es el más adecuado para reanudar una fiesta que solo beneficia a unos pocos, por mucho que se diga que trae muchos millones a la ciudad. De que hagan caso de miles y miles de salmantinos que consideran que no se dan las condiciones para celebrarla.