Unionistas y la luz al final del túnel

El periodista Chema Díez comparte su opinión en la sección de este medio con colaboradores

Unionistas CF volvió a sumar y sigue invicto sobre el terreno de juego, aunque por el momento no tenga en su casillero el punto perdido en los despachos contra el DUX Internacional.

Sexto empate consecutivo de los de Dani Mori, contando el logrado contra el equipo madrileño, que deja a los salmantinos en la quinta plaza del Grupo I de Primera RFEF con 22 puntos y en puestos de play off de ascenso a Segunda.

¿Alguien hubiese firmado al principio de la Liga estar así en la jornada 13 del campeonato liguero? Obviamente, apuesto a que todos y cada uno de los dueños del club habrían sacado su boli sin pensarlo para estampar su sello en un papel.

El objetivo de Unionistas no es estar ahí arriba, pero sí es su ambición, algo que no debe perder en ningún momento si quiere seguir luciendo en la zona noble de la tabla.

Precisamente luz es lo que le falta al equipo en el plano ofensivo, algo que lleva arrastrando ya varios partidos y que quedó reflejado en el duelo contra el Badajoz en un Reina Sofía al que también le faltan muchas, muchas luces… ya saben.

El equipo salmantino jugó 55 minutos con un futbolista más y ante su público, su estadio y ante sus incondicionales, pero no pudo sellar una victoria que debía haberse producido por las circunstancias del partido y el modo en el que se desarrollaron los acontecimientos.


Sí sumó un punto gracias a un gol de Cris Montes, quien tuvo la última para hacer el 3-2, pero se le apagaron las luces al igual que a un campo cuya iluminación sigue brillando por su ausencia. Al final del choque se quejaron de nuevo los jugadores del club charro, al igual que el técnico visitante Óscar Cano, quien no entiende por qué la RFEF no adelantó el partido para jugar con luz solar si los dos equipos estaban de acuerdo; quizá Rubiales nos pueda iluminar con su respuesta.

Sea como fuere, Unionistas camina desde hace casi dos meses en una contradicción permanente que le puede hacer bajarse de esa zona noble a la que tanto le ha costado llegar: es un equipo al que le cuesta un mundo ganar un partido y, a la vez, es un bloque que aún no ha perdido un solo choque sobre el verde en lo que va de temporada.

Esperemos que la luz al final del túnel se vea pronto en todos los sentidos…