Las empresas de Castilla y León ponen el foco en una economía sostenible y sin emisiones

La jornada, organizada por EXECYL en colaboración con Iberdrola ha puesto sobre la mesa la estrategia de algunas de las principales compañías de la comunidad en materia de sostenibilidad y medio ambiente
Autoconsumo solar

El tejido empresarial de Castilla y León enfila el rumbo hacia una transición energética que desemboque en una economía neutra en carbono en el medio plazo. El objetivo reside en llegar a 2050 con los deberes hechos y las compañías de la comunidad ya se encuentran sobre la pista para implantar los procesos necesarios que generen esa sostenibilidad y mejoren la eficiencia. En este marco, EXECyL, entidad sin ánimo de lucro dedicada a fomentar y visibilizar la mejora, la excelencia y la innovación de la gestión empresarial en Castilla y León, ha organizado, junto con Iberdrola, el encuentro que, bajo el título, ‘Hacia una economía sin emisiones. La contribución de las empresas’, ha puesto sobre la mesa los ejes transversales de este escenario de presente y futuro.

La jornada, que se ha desarrollado de manera virtual y a la que han acudido más de medio centenar de las principales compañías de la comunidad, edificó el contenido desde dos prismas fundamentales. Por un lado, los valores que jalonan la experiencia de compañías líderes en sus respectivos sectores, como Iberdrola, Michelin y Abadía Retuerta. Por otra parte, y como paraguas necesario para articular los procesos de financiación necesarios, la administración autonómica ha explicado algunas de las claves que engloban las ayudas aprobadas para potenciar este camino hacia la sostenibilidad y la eficiencia de las compañías castellanas y leonesas.

La sesión, moderada por Rafael Landín, del área de Delegaciones Institucionales de Iberdrola España, contó además con la bienvenida de Miguel Calvo, delegado de Iberdrola en Castilla y León.  Esta jornada coincidió con la reciente Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 en Glasgow y se enmarca en la Comisión de Sostenibilidad de EXECyL que, una vez más, se rodeó de grandes expertos de compañías referentes dentro de la comunidad para contribuir a esa imprescindible transmisión de la experiencia y el conocimiento. 

“Afrontar la transición energética para cumplir los objetivos de la COP26 es realmente importante para que las compañías conviertan en realidad ese camino hacia la sostenibilidad”. Las palabras de Paco Hevia, presidente de EXECyL, abrieron una jornada que ha desgranado algunos de los pilares estratégicos de las empresas de Castilla y León, que continúan apostando por las energías renovables para conseguir la descarbonización y la reducción de emisiones de carbono, aspectos en los que pusieron el acento las tres entidades que han participado en el encuentro. 

En ese camino hacia una economía más sostenible y eficiente entran en juego los fondos europeos, con la llegada del Plan Next GenerationEU. Castilla y León contará con un programa de ayudas que se cifra en 38,2 millones de euros para la ejecución de programas de incentivos ligados al autoconsumo y al almacenamiento con fuentes de energía renovable. Carlos Montoya, jefe del Departamento Solar del IDAE, institución elegida por los fondos europeos para analizar todas las empresas en España en materia de transición energética, ha explicado algunas de las claves de esta iniciativa. “Estamos en un momento excepcional para la transición energética, en este sentido, la Unión Europea ha creado este plan dentro del Mecanismo Europeo de Recuperación y Resiliencia”. Actualmente, la Junta de Castilla y León ya ha publicado la convocatoria para los programas 1, 2 y 3 y las solicitudes tienen un plazo desde enero de 2022 hasta diciembre de 2023. Castilla y León es la comunidad con mayor número de empresas que cumplen los requisitos necesarios para solicitar estas ayudas.


Las apuestas por las tecnologías de la bomba de calor son ya una realidad. Benjamín Martín, responsable del Departamento Calor y Frío Industrial de Iberdrola, ha hablado de la descarbonización en los procesos productivos. Martín ha destacado la gran importancia de las bombas de calor como solución verde real para la industria. “Esta tecnología produce el calor más barato para conseguir una descarbonización rápida de la industria”, indicó. Como caso práctico, Martín expuso el ejemplo de una empresa cárnica que instaló bombas de calor y que consiguió un ahorro del 40% en el coste de la energía térmica generada además de evitar la emisión de 1.229 Ton/año de CO2. Para fomentar la ejecución de este tipo de proyectos, con el fin de ayudar a las empresas, Iberdrola se hace cargo de todos los costes de la instalación.

Hugo Ureta, director de comunicación corporativa Michelin España y Portugal, ha matizado los dos objetivos principales en los que trabaja la compañía en materia de sostenibilidad. Por un lado, buscan alcanzar la reducción del 50% de las emisiones de CO2 en 2030 y por otro, aminorar un 10% el consumo de carburante con respecto a las cifras que presentaban en 2020. Una década en la que enarbolan la bandera de la eficiencia energética y la sostenibilidad. “Con un neumático adecuado y una óptima presión, se ahorra en costes de carburante y, además, estamos reduciendo el consumo. Esto beneficia al medioambiente y se reducen las emisiones de CO2”. El principal impacto medioambiental de un neumático se debe a su resistencia a la rodadura, que supone un 20% del consumo de combustible de un coche. Michelin también trabaja para favorecer la movilidad baja en carbono, por ejemplo, con proyectos de movilidad basada en el hidrogeno (H2) y movilidad sostenible en el mar, con un sistema de velas automatizado.

Otro de los casos prácticos que se ha compartido en la sesión de EXECyL, fue el autoconsumo fotovoltaico en una bodega, tema desarrollado por Enrique Valero, director general de Abadía Retuerta. Con el objetivo claro de ser más eficientes y responsables con el medioambiente, Valero ha explicado que “uno de los grandes retos era no ser invasivos con la arquitectura y la historia del monasterio a la hora de apostar por las energías renovables”. Abadía Retuerta realizó la inversión para instalar 500 placas solares en la bodega, que supuso un ahorro de unos 30.000€ y la reducción de 2.250 toneladas de CO2. Además, disponen de otras instalaciones como solar térmica, geotermia y reciclaje de agua; y actualmente, un proyecto de reforestación, todo ello siguiendo “una filosofía similar a la de los monjes del XII para conseguir un ecosistema responsable, pensando en el futuro”.

Los casos de éxito de Michelin, Abadía Retuerta e Iberdrola representan a la perfección uno de los objetivos que persiguen las jornadas de la Comisión de Sostenibilidad, coliderada por Galletas Gullón, Calidad Pascual, Ambinor y la Escuela de Negocios CEU de Castilla y León, que desarrolla EXECyL: compartir experiencias que inspiren y crear valor sostenible en las empresas de esta comunidad.