Cómo se hace el transporte de vehículos por carretera

Hay ocasiones en las que el transporte de coches no se puede hacer con estos circulando, bien porque tengan algún problema mecánico, les falte documentación o porque son nuevos y no pueden venderse sucios y con varios cientos de kilómetros.

Tenemos varias maneras de mover estos coches, las cuales dependen del número de vehículos y de la zona en la que haya que entregarlos, pues los grandes portacoches no pueden entrar por determinados lugares por falta de espacio.

La grúa es la mejor solución cuando se hace un transporte individual

Si solo hay que mover un coche no hay mejor forma de hacerlo que en una grúa, ya que el gasto del traslado es mucho menor y cuando hablamos de un solo automóvil lo cierto es que se suele entregar en zonas a las que un camión no puede acceder.

En una grúa se puede trasladar un coche de segunda mano comprado en otra provincia o país, un vehículo clásico que no está en condiciones de circular o al que le falta la ITV, un coche que hemos comprado estropeado o incluso un vehículo nuevo que hemos adquirido en un concesionario en otro punto con la condición de que nos lo pongan en la puerta de casa.

Los profesionales casi siempre optarán por los portacoches

Cuando se trata de mover varios coches a la vez el portacoches adquiere protagonismo, pues es la manera más económica y eficiente de trasladar varias unidades en los dos pisos de los remolques de estos camiones.

Sus clientes preferentes suelen ser los concesionarios de coches nuevos, aunque gracias a los grupajes también mueven coches para concesionarios de segunda mano, puesto que es posible que varios compradores se junten (de ahí lo de “grupaje”) para llenar el remolque de coches y que así el porte les salga más económico.


Seguros a todo riesgo para asegurar la carga

Los transportistas suelen mover cargas que valen mucho dinero, pero lo cierto es que un vehículo puede tener un valor muy alto, y no digamos ya cuando el portacoches va lleno con automóviles nuevos.

Es por eso por lo que siempre conviene contratar un seguro a todo riesgo, de esta manera podremos confiar en los servicios de los transportistas.

Internet ha entrado en el proceso de mover coches por toda Europa

Por Europa se mueven mercancías de muchos tipos y ahora con Internet cada vez es más fácil, pues desde nuestro smartphone podemos contratar tanto el transporte de palés como un portacoches que nos traiga unos vehículos de Alemania.

Gracias a la red, ahora podemos saber con bastante exactitud lo que nos va a costar mover uno o varios coches por cualquier territorio, pues las páginas de las empresas de transporte nos ofrecen servicios de cotización online.

Dando los datos de nuestro viaje nos devuelven un presupuesto aproximado con el cual ya podemos ir haciendo nuestras cuentas para saber si merece la pena traer esos coches de otro país para venderlos aquí, o cuánto nos va a costar traer ese coche clásico del que nos hemos enamorado y que está en otra provincia española.