Ciudad Rodrigo al día

 

El Ciudad Rodrigo se reencuentra con el gol y la victoria en un luchado partido ante el Real Ávila

Los mirobrigenses sufrieron hasta el pitido final, ya que el Real Ávila tuvo tres enormes ocasiones en los minutos finales

Sufriendo hasta el 96’, el Ciudad Rodrigo CF se reencontró en la tarde del domingo en el Francisco Mateos ante el Real Ávila con la victoria (tras haber acumulado un empate y dos derrotas en los tres partidos precedentes), para lo que también se reencontró con el gol, que le había faltado en los dos últimos partidos. Maximizando una vez más el rédito en puntos de los goles marcados, los mirobrigenses ganaron con un solitario gol, que llegó desde el punto de penalty, con el que también se produjo un reencuentro favorable tras haber fallado los tres últimos que se habían lanzado.

A partir de ahí, se inició una dura labor para defender la victoria, siendo especialmente relevante las tres ocasiones muy claras (una de ellas hasta con tres remates) que tuvo el Real Ávila en los últimos 10 minutos (descuento incluido), que  hicieron despertar los temores entre la afición mirobrigense, al haber sufrido el marcador tantos cambios en los minutos finales de los partidos este curso en el Francisco Mateos (tanto a favor como en contra).

Tras un final bronco (ambos equipos acabaron con 10), el Ciudad Rodrigo sumó una victoria que se antojaba crucial, ya que en caso de haber perdido, habría caído a los puestos de descenso, al haber ganado este fin de semana dos equipos más de la zona caliente (Salamanca CF UDS B y Colegios Diocesanos), además de empatar el Ribert. Así, los mirobrigenses se quedan en el puesto 13º (de 17) con 12 puntos, 4 por encima de los dos últimos, y a sólo 3 del 7º clasificado, lo que habla de que hay una zona media muy igualada a la que el Ciudad Rodrigo debería engancharse como sea.

La siguiente cita para los mirobrigenses será ante el 2º clasificado, el Guijuelo, en un momento peculiar: el próximo viernes por la noche (a las 21.00 horas), para que su rival tenga más tiempo para preparar la final de la Copa Federación que jugará la semana siguiente. Quizá para ese momento, la Diócesis de Ciudad Rodrigo haya dejado de tener Obispo propio, por el previsible nombramiento en las próximas horas del actual prelado de Plasencia, que es de Ávila, con lo cual el Ciudad Rodrigo CF ha evitado un primer ‘disgusto’ procedente de tierras abulenses.

ASÍ FUE EL PARTIDO

Tras un anodino primer cuarto de hora de partido, en el que tuvo algo más de posesión el Real Ávila, y en el cual lo más relevante fue la lesión de Sergi (le sustituyó en el 12’ Rober), el Ciudad Rodrigo fue el primero en merodear el gol: en el 16’, Javi Moríñigo firmó un zambombazo desde 3/4 de campo que se fue por muy poco por encima del larguero, y en el 18’, Maza lo probó con un disparo desde cerca del área que se fue al lado del palo izquierdo.

Con menos peligro, el Real Ávila lo intentó a continuación en un córner, bloqueando el remate el Ciudad Rodrigo, y con una especie de tijera a media vuelta que se marchó fuera. En el 27’, volvieron a probarlo con una chilena (ahora mejor ejecutada), que también se marchó desviada. Entre medias, en el 25’ había llegado el momento del partido: una mano de un jugador del Ávila supuso un penalty que se encargó de lanzar Maza, que esta vez sí lo mandó para adentro para respiro de toda la afición ante los precedentes desde ese punto.


Con ventaja en el marcador, parece que el Ciudad Rodrigo se quitó algo de presión, generando pronto otras dos ocasiones en las botas de Manu González por la izquierda: un primer disparo tras coger un balón suelto lo blocó la defensa, y un centro-chut se fue un poco pasado. Salvo una intentona de Alberto García también desde la izquierda del área que atrapó el portero, en los últimos diez minutos de la primera parte llevó la batuta ofensiva el Real Ávila (en lo que al juego se refiere la posesión estuvo más repartida).

Así, en el 36’, generaron una opción por la izquierda que extrañamente enviaron fuera y firmaron un disparo raso desde la frontal que Pepo despejó por bajo, mientras en el 40’ botaron una falta desde la semiluna del área que golpeó en la barrera (además los abulenses sacaron dos córners que estuvieron bien defendidos).

Repitiéndose el guión de la 1ª parte, el primer cuarto de hora de la 2ª fue igual de anodino, salvo una madrugadora intentona en el 47’ del Real Ávila (colgaron una falta al área, despejando la defensa) y otra lesión mirobrigense, en este caso de Maza (entró Fran Gemio). Asimismo, en esos minutos los visitantes empezaron a mover el banquillo, para dar paso a partir del 60’ a una fase con más ritmo, en la que llevó la batuta ofensiva el Real Ávila, cortando David Risueño y Pablo Pérez sendas jugadas de peligro, además de enviar fuera otra intentona.

Cruzando el ecuador de este período, el partido se fue embroncando, viendo la primera roja de la tarde un miembro del banquillo visitante. También en ese momento aumentó la peligrosidad del Real Ávila: en el 71’, firmaron un disparo desde la frontal que se fue por poco por encima del larguero; en el 72’, Pablo Pérez desvió un balón peligroso a córner, en cuyo saque hubo un remate que también se fue por encima del travesaño; y en el 75’, un disparo raso cruzado desde la frontal se fue al lado del palo izquierdo.

El partido había cogido viveza, armando el Ciudad Rodrigo 3-4 contras bastante buenas, pero ni siquiera se llegó a tirar a puerta en este período, lo que hizo que el Real Ávila llegase vivo al rush final, en el que generó varias ocasiones muy peligrosas. La primera, en el 84’, fue un balón colgado al área que propició un remate que sacó Pepo con un paradón (tras el mismo, se generó una de las contras, que no pudo aprovechar al final Wiki); mientras que en el 88’, botaron un córner en el que hubo hasta 3 remates ‘de gol’, pero entre Pepo y la defensa se salvaron.

El Ciudad Rodrigo jugó los compases finales con 10, tras la expulsión en el 89’ con roja directa de Aires (por una fuerte entrada con los pies por delante), a la que siguió en el 91’ la de Aris Marcos (de nuevo en el banquillo ante la sanción de Dani Romo) tras desplazar el balón. En esa situación llegó la última ocasión visitante: un remate en el área casi a bocajarro en el 94’ que Pepo blocó con un paradón. Tras ello, fue el Real Ávila quién se quedó con 10, al ver la roja directa su portero al hacer una falta más allá del medio del campo (había subido a rematar las últimas acciones). Todavía hubo algo más de un minuto de juego, en los que por fortuna ya no hubo que sufrir más, pudiéndose acabar por celebrar esta deseada victoria.