¿No se podía hacer mejor?. Sentido común para caminantes.

Avenida del Consejo de Europa o SA-20. Al fondo, en el cruce con la N-630, hay una rotonda elevada.

Alguna vez he mencionado una frase publicitaria de Renfe que decía algo así como a veces la línea recta no es la más corta. Ahora en demasiados casos da igual cómo sea la línea, ni siquiera hay trenes. Y es cierto que existen circunstancias en los que no es posible realizar un trayecto en línea recta. Claro que algunas de ellas no guardan relación con la realidad y sí más con una forma de ver las cosas con orejeras, y sin bajarse del coche.

Imagen ministerial de la futura pasarela. Al norte el cambio de color de la tierra, y al sur la hierba, señalan el trazado de una valla. si se hubieran ajustado a el recorrido para atravesar la avenida sería menor. Incluso hubiera sido fácil incluir un paso para bicis. 

Esa digresión viene a cuento de la noticia, por fin, de próxima construcción de una nueva pasarela peatonal sobre la Avenida del Consejo de Europa o SA-20. Desde mediados de 2006 es la Circunvalación Sur de la ciudad, pero también conexión metropolitana, dividiendo el Polígono Industrial de Los Montalvos en dos partes a lo largo de casi 1.500 metros.

Actual paso de peatones semaforizado que será sustituido por la futura pasarela. Un camino más corto para el peatón.

No se puede decir que cuando se concibió no existiera debate sobre la necesidad de permear y humanizar carreteras suburbanas, aunque desde luego no en la administración. Lo lógico hubiera sido pensar que se desplazarán personas caminando y bicicletas al Polígono, y tomar medidas para facilitarlo con seguridad. Pero como sólo se pensaba en coche, la realidad de no hacer prácticamente nada no sé cómo calificarla. Al final aparecen conflictos entre vehículos y personas.


La rotonda en el cruce con la N-630, y sobre la SA-20, está llena de quitamiedos que impiden el paso de peatones. Y eso que la Carretera de Béjar es el principal acceso a los Polígonos. Y sí, hay quien llega caminando hasta ellos.

En su recorrido a través del Polígono Industrial solo la cruza una pasarela desde su inauguración, y los pasos de peatones en la glorieta del cruce a Carbajosa. Al comienzo de Los Montalvos, junto a la N-630, las vallas en la rotonda de acceso a la SA-20 impiden el paso a transeúntes, y las bicis, si se atreven, tienen la carretera. Al otro lado, junto a la abandonada línea ferroviaria convertida en Vía Verde, hay un paso por debajo un tanto a trasmano para muchos trayectos.

Por supuesto no se ha incluido ningún elemento de protección frente a la inclemencias del tiempo, habitual en Salamanca salvo en el caso de la Estación de ferrocarril. Tampoco se pretende un diseño tan elegante como el de esta sobre la circunvalación de Logroño.

La solución adoptada es una nueva pasarela sobre el paso de peatones al oeste de la rotonda mencionada del cruce a Carbajosa. Cuyo diseño muestra que podía estar ahí o en cualquier otro lugar de España. Desconozco el examen de la zona realizado in situ por los técnicos ministeriales al diseñar la pasarela, pero las vallas existentes delimitan mejor otro recorrido seguramente más cómodo para sus posibles usuarios. Desde luego contemplar la bici y evitarle usar la rotonda no se le ocurrió a nadie. Y cubrirla de alguna manera frente a los agentes meteorológicos tampoco. De paso se elimina el paso de peatones, esperemos que no el situado al otro lado. Si esto ocurre, la accesibilidad para viandantes de este cruce paradójicamente empeorará y ya sabemos lo que suele ocurrir al final. ¿De verdad es tan difícil hacer las cosas mejor?

Imágenes de los laterales de acceso al paso de peatones, y futura pasarela. Se observa la valla que delimita el terreno vedado a peatones, siguiéndolo el diseño de las rampas hubiera sido seguramente más cómodo, atractivo y versátil.