La incidencia ha aumentado en Castilla y León un 31% en una semana

El incremento está siendo mucho más lento, a un ritmo cinco veces menor que en la ‘quinta ola’

Centro de salud. Foto de archivo

La incidencia acumulada del COVID-19 en Castilla y León en los últimos 14 días ha aumentado un 31 por ciento desde el pasado viernes, 5 de noviembre; hasta situarse según los datos actualizados hoy en 71 casos por 100.000 habitantes, un incremento notablemente más lento que el que se registraba al comienzo de la 'quinta ola', cuando la tasa subió un 164 por ciento entre el 26 de junio y el 2 de julio.

Así se puede observar en los datos de la web de Situación epidemiológica de la Junta de Castilla y León, donde se observa el incremento de la tasa de incidencia a 14 días en la comunidad, pero no en todas las provincias por igual ya que en esta última semana ha descendido en Segovia y Soria.

La tasa de la comunidad se sitúa este viernes, según los datos actualizados con los positivos notificados hasta este jueves, en 71 casos por cada 100.000 habitantes, en nivel de riesgo 2 (medio), según la escala del 'semáforo COVID', una cifra similar a la que se registraba hace algo menos de dos meses (73 el día 17 de septiembre).

El indicador de la incidencia a 14 días, que había descendido de manera continuada desde finales de julio -cuando se registró el pico de la 'quinta ola' en contagios- comenzó a aumentar el pasado 15 de octubre, después de que un día antes se hubiera situado en 30 casos por 100.000, el valor más bajo desde que la Junta actualiza los datos diariamente -noviembre de 2020-.

El incremento en octubre no fue muy acusado y la tasa se estabilizó en el entorno de los 50 casos por 100.000, en el que se ha mantenido hasta finales de la pasada semana. Ya en la semana actual se ha registrado un repunte de contagios que por el momento marca un incremento del 31,5 por ciento entre el 5 y el 12 de noviembre.

El crecimiento en este periodo ha sido más intenso en la tasa semanal de incidencia acumulada, que ha pasado de 27 por 100.000 el 5 de noviembre a 42 este viernes (un 55 por ciento más) y en nivel de riesgo 2 (medio).

En cualquier caso el ritmo de incremento actual de la incidencia acumulada a 14 días es mucho más lento que en fases anteriores de repunte en la pandemia. Así, si se observa la evolución de la 'quinta ola', desde el 26 de junio, cuando comenzaron a aumentar las cifras, hasta 7 días después, el 4 de julio, se pasó de 64 a 172 casos por 100.000, un 164 por ciento más. Se trata de un incremento cinco veces más intenso que el registrado en las últimas jornadas.

En la 'tercera ola' -enero de 2021-, cuando el incremento fue rápido pero no tanto como el pasado verano, se pasó de 159 el 2 de enero a 353 el 9 del mismo mes, un 122 por ciento más.


El ritmo de incremento actual es más parecido al de la denominada 'cuarta ola', que se dio a finales de marzo y principios de abril de este año y que en Castilla y León apenas tuvo implicaciones. En ese momento, desde que comenzaron a repuntar los casos el 25 de marzo hasta doce días después, el 6 de abril, se pasó de 112 a 142 casos por 100.000, un 27,7 por ciento más.

En esa denominada 'cuarta ola' la incidencia a 14 días no llegó a superar los 200 casos a mediados de abril.

En cuanto a las provincias, la evolución en ellas de la incidencia acumulada a 14 días en este último periodo ha sido diferente, ya que en algunas como en León, Valladolid y Ávila la tasa ha aumentado en torno a un 70 por ciento, mientras que en Segovia y Salamanca ha descendido, respectivamente, un 2 y un 38 por ciento.

El mayor incremento se ha dado en León, que no obstante era la provincia que partía de una incidencia más baja en las últimas semanas y ahora ha pasado de 21 a 36 casos por 100.000, un 71,4 por ciento más pero todavía en nivel de riesgo bajo.

En Valladolid la incidencia ha pasado de 42 a 70 por 100.000 (66,7 por ciento más) y en Ávila, de 67 a 111 (65,6 por ciento más).

También es notable el porcentaje de incremento de la incidencia en Zamora, que ha pasado de 29 a 37 casos por 100.000 (41,4 por ciento) y Burgos, de 98 a 129 (31,6 por ciento).

Ya con incrementos más contenidos están Salamanca, que ha pasado de 50 a 57 casos por 100.000 (14 por ciento más) y Palencia, de 44 a 49 (11,4 por ciento más).

En el lado contrario está Segovia, donde la incidencia acumulada a 14 días ha descendido en estos días de 98 a 96 casos por 100.000 (un 2 por ciento menos) y en Soria ha caído la tasa de 89 a 55 (un 38 por ciento menos).

Con estas cifras ninguna provincia supera el nivel de riesgo 2 (medio) en el que se encuentran Burgos, Ávila, Segovia, Valladolid, Salamanca y Soria; mientras que Palencia, Zamora y León están en riesgo 1 (bajo).

En cuanto a la incidencia acumulada en los últimos 7 días, la tasa más elevada de la comunidad corresponde a Ávila, con 81 casos por 100.000 que en este caso sí que acaba de superar este viernes el nivel que correspondería al riesgo 3, 'alto'.

Le siguen, con nivel 'medio', Burgos, con 63; Segovia, con 51; Valladolid, con 48; Palencia, con 30; León, con 29; y Salamanca, con 27. Por debajo de 25 casos por 100.000 (nivel de riesgo bajo) se sitúan Zamora, con 24,6 y Soria, con 16.