Sanidad vacunará contra el Herpes Zoster a los mayores de 65 años y a los de más de 18 con dolencias

A partir de 2022 se generalizará la vacuna, habiendo adquirido ya en Castilla y León más de 21.000 dosis 

Una enfermera administra una vacuna. Foto de archivo

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha anunciado este miércoles que en 2022 que generalizará la vacuna contra el Herpes Zoster a todos los mayores de 65 años y a los ciudadanos mayores de 18 años con dolencias previas.

Casado lo ha anunciado de este modo en su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda de las Cortes para dar cuenta del proyecto de Presupuesto de su área para 2022, un punto en el que ha recordado que el presupuesto de Salud Pública alcanza los 101,1 millones de euros, nueve millones de euros más que en 2021 que provienen, en su mayoría, de la adquisición de esta vacuna.

Como ha detallado Casado la vacuna del Herpes Zoster se administrará a toda persona mayor de 18 años que tienen además determinados factores de riesgo como Trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH), trasplante de órgano sólido (TOS), tratamiento con fármacos anti-JAK, VIH, hemopatías malignas o tumores sólidos en tratamiento con quimioterapia.

Además, se administrará también a las personas mayores de 65 años, comenzando por el grupo de edad mayor de 80 años.

Como ha explicado la consejera, para el ejercicio 2022 se han adquirido algo más de 21.000 dosis. " Es una vacuna que posee un alto coste, pero su relación coste-beneficio es claramente positivo en resultados de salud", ha aclarado.

La consejera ha explicado que el aumento de esta partida también obedece a la adquisición de una nueva vacuna de la gripe (tetravalente) con casi tres millones de euros más adquiriendo vacunas tetravalentes, en lugar de las trivalentes actuales. "Queremos mejorar la protección de nuestros ciudadanos y personas vulnerables ante la gripe", ha garantizado.

En su intervención, Casado ha detallado que desde Salud Pública se mantendrá la vigilancia epidemiológica y el control de enfermedades transmisibles como la gripe, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo,
entre otras, así como también el coronavirus, además de desarrollar actividades de prevención, asistencia y coordinación dentro del Plan de prevención y control del SIDA y otras enfermedades relacionadas con el VIH, así como tuberculosis y otras enfermedades infecciosas transmisibles.


En este área también se incluye la ordenación e inspección sanitaria en lo relativo a los centros, servicios y establecimientos sanitarios, así como la ordenación e inspección farmacéutica, además del control e inspección de industrias alimentarias y establecimientos de comercialización de productos alimenticios, así como el consiguiente control analítico en laboratorios.

El presupuesto de 2022 también ahonda en mantener y mejorar sistemas de farmacovigilancia; la promoción y protección de la sanidad ambiental, finalizando entre otros proyectos, el del mapa del radón en Castilla y León o en desarrollar y mejorar sistemas de información que permitan el seguimiento y control de actividades de vigilancia de la salud pública, incluida la salud laboral.

El próximo año se incidirá también en disminuir la morbimortalidad en diversos cánceres, especialmente en el de cuello de útero, de mama y colorrectal mediante actividades de detección precoz y el consejo
genético, para lo que se destinarán más de 1,5 millones de euros.

Además, se mantendrá el desarrollo del programa de enfermedades congénitas del recién nacido (prueba del talón en los recién nacidos de Castilla y León.