El Club Doryoku, el gran ejemplo del Judo en Salamanca

La entidad logró ascender a la máxima categoría en el año de su debut en Segunda División y también contará con un equipo femenino

El Doryoku imparte sus clases en el Gimnasio Zarza / Vanesa Martins

El Club Doryoku es el gran ejemplo del Judo en Salamanca. La entidad logró ascender a la máxima categoría en el año de su debut en Segunda División y el que viene también contará con un equipo femenino como principales novedades después de superar numerosas adversidades a lo largo de una pandemia que comenzó en marzo de 2020.

Además, el éxito logrado no pasó desapercibido para nadie y Fernando Díaz, que ocupa el cargo de director, asegura a SALAMANCA AL DÍA que “es algo histórico porque es el primer ascenso del Doryoku a Primera División en nuestro debut en Segunda. Justo antes de la pandemia subimos de Tercera a Segunda, luego estuvimos parados un año y medio (por la COVID-19) y ahora hemos dado un paso más. Vamos a competir con los doce mejores equipos de España, que son profesionales porque hay gente que participa en Juegos Olímpicos, Campeonatos del Mundo o de Europa y nosotros tenemos un aspecto más amateur. Nos va a tocar sufrir, aunque ha sido algo increíble y somos los únicos de toda Castilla y León. Nuestra mentalidad es contar con la gente del club y la que ha logrado los ascensos. El premio se lo merecen ellos”, indica con orgullo.

Por otro lado, el Club Doryoku tuvo que aprender a sufrir en los últimos tiempos con malos momentos ante los que se reinventaron. “Ha habido meses en los que había que hacer la actividad sin contacto, y el contacto es la base del Judo. Hemos conservado muchos grupos y clases, no hemos tenido casos de contagios y los niños han entendido la situación a la perfección, igual que las familias. Trabajamos con muñecos, herramientas educativas individuales y las progresiones han sido muy buenas. Pasamos por todo, por clases online que tuvieron repercusión nacional e incluso impartimos alguna para la Federación Española. También ofrecimos muchas charlas psicológicas con los chicos para que siguieran animados. Nuestro lema era ‘adaptarse es avanzar’. La manera de estar preparados siempre es que es mejor hacer algo que no hacer nada. Para los niños ha sido duro y no se le ha dado la importancia que tiene todo lo que han pasado. El trabajo físico ayuda a nivel mental y está más que demostrado”, relata Fernando Díaz a este medio.


Y tampoco hay que olvidar que el Doryoku cuenta actualmente con cerca de 700 licencias, un poco menos que en la época anterior a la pandemia, pero igualmente son muy buenas cifras. Además, las edades son diversas puesto que van desde los 4 años hasta los 60. Es decir, desde prebenjamines a veteranos. Por ello, Fernando Díaz argumenta lo siguiente: “Nuestro club es de cantera y nuestra razón, a pesar de que este equipo de Primera tiene que ser referente para los que vienen de abajo para que crean que entrenando se pueden conseguir resultados. Llevamos 11 años en el Doryoku, empezamos en escuelas y todo nació para dar clases en los colegios y ser un deporte extraescolar, pero poco a poco ganó a muchos adeptos. Hubo una evolución muy importante”.

En definitiva, el Doryoku buscará vivir un 2022 tan bueno como este 2021 y con los objetivos de la permanencia en Primera División y de crear un equipo femenino para todas aquellas mujeres que llevan mucho tiempo en el club. 

Fotos: Vanesa Martins

Ver más imágenes: