Cómo financiar estudios universitarios en el extranjero

En el caso de que no se apruebe la beca, un préstamo estudiantil para financiar estudios universitarios es buena idea

Cada vez son más los jóvenes que deciden estudiar en el extranjero. Pero esto puede costar mucho dinero, por eso, es importante saber cómo financiar estudios universitarios y así poder hacer la carrera que uno siempre haya querido. Cursar alguna actividad formativa fuera de España abre muchas puertas y amplía las posibilidades laborales. Pero ¿cuánto puede costar y qué formas de financiación hay?

El precio de estudiar fuera de España

El coste para financiar estudios universitarios dependerá del país de destino. Por ejemplo, Estados Unidos es uno de los países más caros en los que estudiar. El precio puede ser, aproximadamente, de hasta 20.000 euros anuales, según el CEIC. La situación cambia en Alemania con unos 5000 euros al año. Esto debe tenerse en cuenta en el momento de solicitar préstamos para estudiantes.

Además, las universidades privadas son algo más caras que las públicas, lo que debería tenerse en cuenta antes de financiar estudios universitarios. Con todo, hay que sumarle al coste de la universidad, el alquiler del piso o la residencia (esta última suele ser más económica), el transporte y la manutención. Cuando se tienen todos los datos, hacer uso de un simulador de préstamos puede ser muy interesante.

No hay que olvidarse del pago de los libros, el material para poder estudiar… Todo esto puede hacer que en países como Suecia el gasto que pueda tener un estudiante sea hasta de 900 euros al mes, según los datos que ofrece la European Funding Guide. Por lo tanto, financiar estudios universitarios es importante para no preocuparse por el dinero y poder formarse sin que existan límites monetarios.


Formas de financiar estudios universitarios

Una de las primeras opciones para financiar estudios universitarios es solicitar becas. Se trata de una de las más socorridas, no obstante, siempre hay ciertos requisitos que pueden cambiar dependiendo del país. Por ejemplo, en algunas universidades pueden pedir la presentación del certificado oficial del idioma como puede ser el TOELF para inglés o el IELTS para francés, incluso una carta de recomendación.

En el caso de que no se apruebe la beca, un préstamo estudiantil para financiar estudios universitarios es buena idea. Los intereses no son muy elevados, al menos no con Cetelem, y es posible recibir hasta 60.000 euros para invertir en formación. Además, Cetelem permite realizar simulaciones para solicitar el préstamo que más se ajusta a cada necesidad. Todo con la mayor flexibilidad y comodidad al poder hacerlo online.

También, puede ser interesante revisar los programas propios de las universidades para el crédito estudiantil. Ofrecen opciones para financiar estudios universitarios distintas en los que el estudiante adquiere una deuda con la institución que debe ir devolviendo tal y como se contemple en las condiciones. Puede ser otra alternativa.

Estudiar en el extranjero actualmente no tiene apenas barreras. Gracias a las distintas formas de financiar estudios universitarios es posible realizar la carrera que siempre se ha deseado. Además, se aprenderá otra cultura y se terminará dominando otro idioma, algo que será muy valorado por las empresas para las que se postule en el futuro.