Unicaja Banco sitúa en un 5,2% el crecimiento de la economía de CyL en 2021, dos décimas menos de lo previsto en junio

Unicaja Banco también prevé un aumento del empleo del 1,3 por ciento en 2022 mientras que la tasa de paro se reduciría hasta el 11,7 por ciento
La previsión de crecimiento económico se reduce levemente en Castilla y León

La economía de Castilla y León podría crecer un 5,2 por ciento en 2021, dos décimas menos respecto a la estimación de junio dado "el crecimiento algo menor" de lo previsto en el segundo trimestre, según consta en el último número del informe 'Previsiones Económicas de Castilla y León', elaborado por Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco, que prevé que el empleo aumente un 0,8 por ciento en el promedio de 2021 hasta situar la tasa de paro en el 12,2 por ciento.

Por su parte, las estimaciones para 2022 apuntan a un mayor crecimiento de la actividad y del empleo de modo que el Producto Interior Bruto podría crecer en el conjunto del próximo año un 5,4 por ciento, "recuperando la producción los niveles previos a la pandemia", aunque la entidad advierte de que "persisten riesgos a la baja".

Unicaja Banco también prevé un aumento del empleo del 1,3 por ciento en 2022 mientras que la tasa de paro se reduciría hasta el 11,7 por ciento.

Según consta en este informe, desde el lado de la demanda, el consumo privado y la inversión registrarían este año un crecimiento del 5,4 por ciento y 7,5 por ciento, respectivamente, mientras que, por el lado de la oferta, se espera un crecimiento generalizado, salvo en el sector agrario (-2,9 por ciento), más destacado en la industria (6,3 por ciento) y los servicios (5,4 por ciento).


Asimismo, se estima que el número de ocupados crezca en el promedio de 2021 un 0,8 por ciento hasta situarse en torno a 972.000 ocupados, alrededor de 7.300 ocupados más que en el promedio de 2020. Por su parte, el número de parados aumentaría en torno a un 2,5 por ciento y la tasa de paro podría situarse en el 12,2 por ciento en el promedio del año.

Para el próximo año, se estima un crecimiento del consumo privado del 5,3 por ciento y un aumento de la inversión del 7,5 por ciento, al tiempo que mejoraría la aportación del saldo exterior. Además, el crecimiento por sectores será generalizado, con tasas más elevadas para el sector de la construcción (6,1 por ciento) y los servicios (5,6 por ciento).

Imprimir