Una exposición en La Salina repasa la actividad pictórica de Miguel Ángel Bedate

Hasta el 9 de enero se pueden ver las creaciones del extremeño afincado en Salamanca

Una de las obras de "Bedate. Una vida dedicada al arte" en la sala La Salina

La sala de exposiciones La Salina de Salamanca alberga hasta el 9 de enero la muestra 'Bedate. Una vida dedicada al arte', en la que el creador extremeño y afincado en Salamanca Miguel Ángel Bedate repasa sus últimos años de actividad pictórica, a través de 52 obras.

Las piezas, muchas de ellas de gran tamaño, que llenan paredes enteras de la sala, se exponen por segunda vez. Hasta ahora solo habían sido mostradas en el Museo de Bellas Artes de Badajoz, según ha explicado el autor en la inauguración, en un acto en el que ha estado acompañado por el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y el delegado del área de Cultura en la misma institución provincial, David Mingo.

En la puesta de largo, Bedate, natural de Coria, ha mostrado su interés desde niño por dibujar, pues empezó a pintar a los seis años, y ha mostrado también su ofrecimiento para que Salamanca pueda albergar sus obras de manera permanente en algún museo.


Según sus palabras, ha pintado más de 4.000 cuadros y muchos de ellos están guardados en su estudio de Mérida. Actualmente, desde hace 19 años, vive en Salamanca y su intención es poder acercar las piezas y que parte de ellas puedan se contempladas en alguna sala.

Previamente a esta intervención y ofrecimiento, ha tomado la palabra Javier Iglesias, quien ha destacado la calidad de la pintura de Bedate, un creador inspirado en los clásicos, con una trayectoria "muy intensa" y con más de un centenar de exposiciones individuales a sus espaldas. En este caso, es la segunda suya en La Salina, la primera fue en el año 2009.

La sala de La Salina, en la calle San Pablo 24, se puede visitar de martes a domingo, de 11:30 a 13:30 y de 18:00 a 21:00, así como los festivos, de 11:30 a 13:30 horas, ya que los lunes no festivos está cerrada.

Fotos de Guillermo García San Miguel