Importancia del Garagelab concedido por Fundación Orange

Muchas gracias a la Fundación Orange, representada por don Daniel Morales  su director,  por concedernos el Garagelab y  a la Gerente de Servicios Sociales doña Isabel Fernández , a la concejala de familia doña Ana Suárez  y al director provincial de educación don Miguel  Ángel Morín por asistir.

En la Casa Escuela Santiago Uno y el centro de formación profesional Lorenzo Milani Estamos muy agradecidos por las doce aulas concertadas de los ciclos de grado medio, grado superior y formación profesional básica. Pero nuestras estrellas  y nuestra prioridad son las formaciones profesionales básicas y nuestras niñas y niños del aula alternativa, en esta están algunas desde los doce años o antes, hasta que se pueden matricular  legalmente en la FPB. Están adscritas a un colegio pero vienen a la cata de oficios con nosotros. Esperamos que sean años de inspiración, como en las canciones la propiedad intelectual está en el corazón.

 Este aula y la de fabricación mecánica son las que más están usando las máquinas conseguidas gracias a la Fundación Orange. Este Garagelab les ha permitido usar nuevas tecnologías como impresoras de tres dimensiones. Han hecho camisetas, llaveros, carpetas impresas, etc.

Somos una escuela compensatoria preferente por los últimos. Nuestro proyecto ecosocial se vuelca con estas niñas desde la escuela de circo, de cine, la escuela de animación, el club deportivo, la cooperativa Puentesan , el centro de educación ambiental , el programa llenando escuelas de Marruecos, la escuela viajera por Europa, el ropero, etc.  Para que tengan la mejor educación.

Por eso la Fundación Orange ha colaborado además de lo académico a la protección a la infancia.

Un cirujano cardiaco salva vidas físicas,  los que acompañamos a estos chicos  hacemos  un poco de integradores y un poco de infractores  sociales  trayéndolos  a la escuela, mientras ellos nos salvan de la ceguera.

Hay últimas voluntades de saltar en un paracaídas a los ochenta años, el resultado siempre será la victoria de un sueño cumplido aunque no se abriera. Pero cuando niñas de doce años asumen esos riesgos buscando desesperadamente protección y cariño las circunstancias de la vida deben ser mucho más duras de lo que la escuela es capaz de percibir.

A pesar de todo estas niñas y niños con su aprendizaje servicio siguen aportando su granito de arena, curando aves, extrayendo miel, vendimiando, cantando, pitando,… y ahora con el Garagelab también usando la impresora tres D, la cortadora y grabadora láser para personalizar sus fundas de móvil, o camisetas. Su ilusión es futuro.