Ciudad Rodrigo al día

 

Ve la luz en Argentina un libro titulado ‘Papá en Ciudad Rodrigo’

Ha sido escrito por Miguel René de la Cruz, cuyo padre nació en Gallegos de Argañán en 1913, emigrando al otro lado del charco en 1920

El autor durante su visita a Ciudad Rodrigo en 2018

Aunque fue inicialmente publicado hace dos años, en estas semanas ha vuelto a la actualidad (con alguna nueva presentación) Papá en Ciudad Rodrigo. Ser hijo de inmigrantes, un libro publicado a más de 10.000 kilómetros de distancia de Miróbriga, en Argentina, por un autor llamado Miguel René de la Cruz, cuyo padre, llamado Juan Miguel de la Cruz, nació en la comarca mirobrigense, de la que emigró con pocos años de vida junto a su familia a tierras argentinas.

Miguel René de la Cruz (que tiene una amplia trayectoria como autor de poemas y relatos) es de hecho hijo de inmigrantes por partida doble, ya que su madre era italiana, aunque el volumen está centrado en su padre, quién nació en el año 1913 en Gallegos de Argañán. Ya de pequeño, en su tierra natal, ejercía como pastor, función que continuó realizando hasta el final de su infancia en otro país, tras marcharse con su familia en barco hasta Argentina en 1920 en busca de un futuro más próspero.

Juan Miguel de la Cruz nunca volvió a España (según ha explicado su hijo, su padre tenía un sentimiento de “negación”, que al parecer era general entre los emigrantes que se marcharon en esa época, porque no querían regresar para ‘ver miseria’), muriendo en la localidad de Anguíl (en La Pampa argentina) el 1 de mayo de 1999. Aunque su padre “casi no recordaba su infancia” en tierras españolas, Miguel René de la Cruz ha querido evocarla en este volumen.

En concreto, lo que presenta Papá en Ciudad Rodrigo (entendido no sólo como la localidad, sino como todo el partido judicial, como le gustaba decir al progenitor), es una contraposición entre los primeros años de infancia del autor en el campo argentino (vivían en la zona de Anguíl, a unos 15-20 kilómetros de Santa Rosa, donde había nacido) y los primeros años de vida de su padre en España, abarcando el período entre los 5 y los 10-11 años de edad.


En el volumen, escrito en prosa, se intercalan “elementos de descripción histórica, paisajes novelados, alguna filosofía casera, escritos de estética, y algún que otro poema, siempre en relación con mi padre”, del cual se van destacando sus rasgos, resaltando que su figura “está marcada por su amor a la tranquilidad”. El libro “no es del todo cronológico, aunque se pueda intuir cierto orden sucesivo”.

Miguel René de la Cruz ha expresado en una reciente presentación virtual que tiene marcada una frase “que vuelve a mí en voz de mi padre”: “Ciudad Rodrigo era una ciudad amurallada y por fuera en extramuros corría un río, el Águeda”. En este sentido, el autor explica que, aunque su padre nació en Gallegos, “siempre lo incorporé a Ciudad Rodrigo, porque mi padre lo asimilaba a esa ciudad”, añadiendo que para él Miróbriga es “un lugar mítico, que me lleva al pasado de mi padre, y al mismo tiempo, al futuro; por lo que es una doble proyección hacia el pasado y el futuro”.

En este sentido, el autor viajó a España en enero de 2018, visitando tanto Ciudad Rodrigo como Gallegos de Argañán “en busca de un final del libro”. Miguel René de la Cruz llegó en ese momento hasta la casa donde nació su padre, indicando que “sentí que era parte de esa ciudad”. De hecho, el autor señala que siempre se sintió más europeo que argentino: “yo siempre sentí que era más español, sino conocer nada” de allí. Este es un vídeo especial en torno a aquella visita a la comarca mirobrigense: