El certamen de un mito, el homenaje a un grande

El pasado 10 de octubre, Guadramiro acogió una nueva edición del certamen de tamborileros dedicado a todo un mito de nuestro folclore charro, como fue el guadramirense Andrés Calles, en una cita que ya se ha convertido en indispensable para todos los amantes de la música tradicional de nuestra provincia.

No obstante, este año el certamen tuvo un componente especial, de recuerdo a uno de los grandes de entre nuestros tamborileros, Alberto Vela, fallecido apenas dos semanas antes con 48 años, y cuya pérdida ha supuesto un duro trance para nuestro folclore, al ser Vela era uno de los mejores tamborileros de la provincia.

Y es que, fruto de su maestría con el tamboril, Alberto Vela se llegó a alzar en tres ocasiones con el primer premio del Certamen Nacional de Tamborileros que se celebra anualmente en Casares de las Hurdes (Cáceres), en el que los mejores tamborileros de las regiones extremeña y leonesa pujan por hacerse con el máximo galardón.

Más allá de su faceta como tamborilero, he de decir que tuve la suerte de conocer en persona a Vela, hace ya más de una década en la ciudad de Salamanca, cuando gracias a unos amigos comunes ligados al mundo del folclore, José Benito y Patricia, nos juntamos en la plaza del Barrio Vidal, echando un rato más que agradable en el ya desaparecido Bar Regiones de aquella plaza.

En aquel encuentro, al saludarnos por primera vez, Alberto no tardó en presentarse como “de La Maya”, pues llevaba a mucha honra ser de dicha localidad del sureste salmantino, cercana a Guijuelo. Y ciertamente, recuerdo con una sonrisa aquel día, pues se mostró campechano, ofreciendo confianza desde el primer momento y no reparando en compartir alegría y buen humor.

Quizá por ello, por su alegría, más allá de su buen hacer con la flauta y el tamboril, a los folcloristas de nuestra provincia y ni que decir tiene a sus amigos más cercanos y familiares, la pérdida de Alberto Vela les ha resultado especialmente dolorosa, pues las pérdidas son especialmente duras cuando quien se va es una persona acostumbrada a compartir alegría a los demás.

Así, el III Certamen de tamborileros “Andrés Calles” de Guadramiro no podía sino servir como homenaje a Alberto Vela, de modo que todos los tamborileros y bailadores participantes, venidos desde todos los puntos de la provincia, le rindieron homenaje de la mejor manera posible, haciendo sonar la gaita y el tamboril, a cuyos sones se hicieron numerosos bailes, incluyéndose el de la bandera.

De esta manera, el folclore de nuestra provincia mandó su último adiós en Guadramiro a un grande, un prodigio de La Maya que nos dejó demasiado pronto, sin llegar al medio siglo, y que hoy estará amenizando los bailes en lo más alto de la cúpula celeste, encontrándose allí con el mito de nuestro folclore Andrés Calles, con quien podrá tocar a dúo el “Charro de Guadramiro”, y a quien seguro contagiará su alegría para hacerle más llevadera la espera hasta el día en que el resto de paisanos tengamos que seguir sus pasos hacia el firmamento.