Ledesma al día

La poetisa Ida Vitale inaugura una nueva edición de ‘Juzbado Libro Abierto’ 

Premio Cervantes 2018, regresa al municipio que visitó en 2019, para descubrir nuevas placas con sus poemas labrados 
La poetisa Ida Vitale, en su visita a Juzbado en 2019

Por petición propia, lo hace en busca de esa España que la “encandiló” en 2019.  Vitale, Premio Cervantes 2018 visitó Juzbado el 23 de abril de aquel año. En aquella  ocasión llegó a Juzbado acompañada de su hija Amparo Rama unos días después de recibir el premio Cervantes en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares de  las manos del Felipe VI. La poeta uruguaya es la decimoséptima figura renombrada de  la poesía iberoamericana que visita Juzbado desde que en el año 2008 se inició el  programa de promoción cultural y literaria ‘Juzbado Libro abierto’.  

El acto comenzará a las 17:00 h. con la llegada de la poeta a la plaza de la iglesia, y a continuación se leerán las tradicionales placas repartidas por el pueblo con vecinos y  amigos. Tras el paseo se celebrará un recital en el salón de actos. Será imposible que  todos podamos estar presentes en el interior por lo que ya advertimos que el aforo es  limitado dadas las circunstancias sanitarias. Como es costumbre, habrá libros de la autora disponibles a la venta con precios especiales junto al  Ayuntamiento. La celebración de esta efemérides cultural -única en nuestra región y  que ha proyectado a este municipio en los ámbito culturales-, está cofinanciada por la  Diputación provincial de Salamanca. 

En 2019 cientos de personas, entre vecinos y amigos de Juzbado, acompañaron a Ida  en el tradicional paseo para inaugurar las placas con los poemas troquelados en  bronce y que decoran todo el entramado urbano del pueblo. Ida leyó “Reunión”  ubicado sobre un atril en la Peña del Castillo y los miradores adyacentes y el Museo de  la Falla. Allí dijo que estaba “encandilada” y fue luego más tarde cuando reconoció  que no conocía la España rural. A continuación leyó “Fortuna” sobre la pared de una  vivienda y terminó con “Misterios” en la fachada de la Iglesia parroquial. Aquellas  lecturas primaverales pre-pandémicas configuran hoy un conjunto de 43 placas con  poemas que embellecen y dotan de un sentido literario el paseo por las calles de  Juzbado. 


Placas de bronce

La ubicación de las placas no es desde luego arbitraria. Responde a varios objetivos.  Por un lado buscar el simbolismo y complementariedad de espacios públicos del  pueblo. Por otro, atraer la mirada hacia espacios nunca antes llamativos o apreciados  por el observador. El significado simbólico de Juzbado, libro abierto alcanza su culmen  en la atalaya granítica conocida como Peña del Castillo, entorno rocoso salpicado de  miradores con poemas entre almendros y olivos. Una realidad donde la literatura y la  evocación poética tienen mucho que ver con la lectura del paisaje, el aprendizaje y,  por tanto, el respeto hacia el mundo en que vivimos. La grata sensación de abandono  que puede sentir el lector dejándose llevar por la poesía en un entorno tan hermoso y  sosegado, nos acerca a los anhelos de encuentro con la naturaleza y con la felicidad  filosófica que Rousseau expresa en Las ensoñaciones del caminante solitario. Es en  este entorno de simbiosis entre poesía y naturaleza donde cobra pleno sentido el  añadido final que nos sugirió el profesor Valentín Cabero Diéguez (Universidad de  Salamanca) para el nombre del proyecto: Juzbado, libro abierto del paisaje.