Las Arribes al día

Casa de Mayores de Almendra, para vivir con una segunda familia

De gestión municipal, acoge a 12 residentes, en su mayoría naturales de la localidad, que reciben un trato en primera persona y mantienen un alto grado de confort a un precio asequible

Fachada principal de la residencia de mayores de Almendra

Construida a mediados de los años 90 con el objetivo de que los mayores de la localidad no tuvieran que salir de su pueblo en la última etapa de sus vidas, la Casa de Mayores de Almendra es un lugar acogedor, de trato familiar, que facilita a sus usuarios su adaptación a la que, tras su llegada, pasa a ser su segunda familia.

Su capacidad es de 12 residentes, a los que cada día, cada hora, se entregan seis trabajadoras para que su estancia sea lo más confortable y placentera posible a pesar de la aplicación de medidas de seguridad ante la pandemia de la COVID-19.

De gestión municipal, la buena situación económica del Ayuntamiento permite aplicar unos precios asequibles, “de acuerdo a las pensiones que hay en el pueblo”, por lo que cada año el Consistorio destina parte de su presupuesto a cubrir lo que no alcanza con las cuotas de los residentes, “una medida de solidaridad hacia a aquellos que lo han dado todo para que nosotros vivamos mejor de lo que lo hicieron ellos”, señala el alcalde de la localidad, Alejandro Benito.

La Casa Asistida de Almendra se creó pensando en dar un trato y un servicio cercano a los mayores de la localidad. Por ello su gestión ha estado desde siempre a cargo del Ayuntamiento, para de este modo garantizar el mejor servicio a sus usuarios. Estas instalaciones cuentan con todo lo necesario para que los residentes se sientan confortables, ya sean más o menos dependientes o necesiten más o menos cuidados externos. Sus cuidadoras adaptan su atención a las necesidades de cada uno de ellos asegurando su bienestar.

En la residencia de mayores de Almendra coinciden vecinos de la localidad, en su mayoría, con varias personas procedentes de otros municipios de la zona, “ahora mismo la tenemos completa”, asegura el alcalde, y ello se debe al trato en primera persona que reciben sus usuarios, al grado de confort del que disfrutan y la atención que perciben por parte de las empleadas, y con ellas el respaldo del Ayuntamiento, “siempre estamos pendientes de cualquier cosa que pueda surgir o que necesiten”, añade Benito.

Este ha sido sin duda un momento difícil para los mayores por ser el principal grupo de riesgo en la propagación del coronavirus, una situación casi insalvable en las residencias de mayores, aunque las medidas de control del virus puestas en marcha por el Ayuntamiento dieron su resultado.

Afortunadamente, con la llegada de la vacuna y el descenso de la incidencia de riesgo, el Ayuntamiento ha ido relajando las medidas y desde hace ya un tiempo sus usuarios van recuperando parte de la normalidad perdida, por lo que el alcalde se muestra muy satisfecho por cómo han soportado meses de confinamiento. “Ahora ya salen al exterior y pueden recibir visitas, lo que es un gran alivio para ellos y para los que los vemos todos los días”, concluía el regidor.

  • Alejandro Benito, alcalde de Almendra