Portugal: los socialistas ganan las autárquicas mientras la derecha recupera Lisboa

Las elecciones autárquicas portuguesas (equivalentes a nuestras elecciones municipales) celebradas recientemente, han traído más incógnitas que certezas al tablero político de Portugal, en el que la hegemonía del Partido Socialista, que parecía indiscutible, se ha visto fuertemente trastocada por la recuperación del centro-derecha, que ha logrado recuperar la presidencia de la Cámara Municipal de Lisboa, la principal del país.

 

No obstante, el Partido Socialista (PS) se ha alzado como vencedor de las autárquicas, habiendo sumado en solitario el 34’2% de los votos y 887 mandatos de cámaras municipales, así como el 32’9% y 2.586 mandatos en asambleas municipales. Además, si a estos datos le añadimos los de las circunscripciones en que se ha presentado coaligado con otras fuerzas, el PS ha alcanzado, en el caso de las cámaras municipales, el 37’5% de los votos, superando holgadamente 900 mandatos en las mismas, mientras que en las asambleas municipales alcanzó el 36’1% del voto y 2.665 mandatos.

 

Por su parte, el centro-derecha encarnado por el PPD/PSD y el CDS-PP, ha logrado resistir el envite que le planteaba desde la ultraderecha Chega, que ha tenido unos resultados muy pobres. Así, sumando aquellas circunscripciones en que PPD/PSD y CDS-PP se presentaron en solitario y en las que lo hicieron en coalición (ya sea entre ellos o con otros grupos como el PPM), el centro-derecha obtuvo el 34’0% de los votos y 830 mandatos en cámaras municipales, con un porcentaje de voto del 33’3% a las asambleas municipales, en las que obtuvieron 2.508 mandatos. Unos números que sitúan al centro-derecha portugués cerca de los datos del PS, poniendo en entredicho su hegemonía.

 

Pero si algo ha reforzado la posición del PPD/PSD como principal alternativa al PS, ha sido el resultado de las autárquicas en Lisboa, donde la coalición de cinco fuerzas de centro-derecha (PPD-PSD, CDS-PP, A, MPT y PPM), logró desbancar de la presidencia de la Cámara Municipal lisboeta a los socialistas, que habían gobernado la capital portuguesa en los últimos 14 años. En este caso, la coalición del Partido Socialista con Livre no les sirvió para alzarse como fuerza más votada, quedándose en el 33’3% de los votos a la cámara municipal, frente al 34’3% de la gran coalición centroderechista.

 

Por otro lado, en los comicios a la asamblea municipal de Lisboa los resultados aún fueron más ajustados, con un 31’2% para la coalición de centro-derecha y un 30’8% para los socialistas, habiendo empatado ambas fuerzas en número de representantes en la asamblea lisboeta, con 17 mandatos, seguidos de los 6 del Partido Comunista, los 4 del Bloco de Esquerda, los 3 de liberales y ultraderechistas, y 1 ecolo-animalista.

 

En todo caso, pese a haber perdido el bastón de mando en Lisboa, a los socialistas les queda como consuelo que seguirán gobernando la mayoría de los principales municipios del área metropolitana lisboeta, caso de Sintra, Loures, Amadora, Almada, Odivelas o Vila Franca de Xira. Sin embargo, en Cascais el centro-derecha logró revalidar su mandato en la cámara municipal, mientras que en Seixal y Setúbal fue el Partido Comunista el que revalidó su mandato al frente de sus cámaras municipales.

 

En cuanto a la otra gran concentración de población del país, el área metropolitana de Oporto, el conservador independiente Rui Moreira revalidó su victoria al frente de la cámara municipal de Oporto. No obstante, en la principal población del área metropolitana, esto es, Vila Nova de Gaia (que con más de 300.000 habitantes supera los 231.962 de la ciudad de Oporto), los resultados se repitieron respecto a las anteriores elecciones autárquicas, revalidando su victoria el Partido Socialista frente a la coalición de centro-derecha, formada por PPD/PSD, CDS-PP y PPM. Asimismo, los socialistas también revalidaron su victoria en Matosinhos y Gondomar, mientras que el centro-derecha logró conservar los gobiernos municipales de Maia y Santa María da Feira.

 

Por último, yéndonos al área fronteriza de Portugal con Salamanca, dentro del distrito de Bragança, en Freixo de Espada-à-Cinta el Partido Socialista con el 63% del voto consiguió arrebatar al PPD/PSD el gobierno de la Cámara Municipal, que pasa a estar compuesta por 3 mandatos del PS por 2 de PPD/PSD, invirtiéndose el reparto de 2017 entre ambas fuerzas, que en la asamblea municipal pasa a ser de 10 del PS por 5 de PPD/PSD, de modo que Nuno Ferreira será el nuevo presidente de la cámara municipal de Freixo.

 

Por su parte, en Mogadouro se dio la situación opuesta, logrando arrebatar el centro-derecha el bastón de mando a los socialistas (que ostentará Antonio Pimentel), repitiéndose esta circunstancia más al norte, en Miranda do Douro, con Helena Barril como nueva presidenta de la cámara, mientras que en la capital del distrito, Bragança, los conservadores revalidaron su holgada mayoría absoluta.

 

Ya en los municipios fronterizos del distrito de Guarda, el centro-derecha consiguió arrebatar el gobierno de la cámara municipal de Figueira de Castelo Rodrigo a los socialistas, y haciendo bueno el refrán de “a la tercera va la vencida”, Carlos Condesso será el presidente de la cámara municipal tras dos intentos previos fallidos. Asimismo, el PPD/PSD revalida los gobiernos municipales en Almeida y Sabugal, que continúan así gobernados por los conservadores, en este caso por Antonio Machado y Vítor Proença. Sin embargo, el PPD/PSD ha perdido el gobierno de la capital del distrito, Guarda, que pasa a manos del partido localista PG, encabezado por Sergio Costa, que presidirá la cámara municipal guardense.

 

Por último, volviendo sobre el conjunto de Portugal, y refiriéndonos ya a otras fuerzas políticas más allá de PS y PPD/PSD, los resultados han consolidado al Partido Comunista Portugués como tercera fuerza en apoyos, con el 8’21% de voto a las cámaras municipales (8’68% a asambleas municipales), superando de este modo el 4’16% del ultraderechista Chega (4’43% a asambleas municipales), el 2’75% del Bloco de Esquerda (3’48% a asambleas municipales), el 1’30% de Iniciativa Liberal (1’53% a asambleas municipales) o el 1’14% del ecolo-animalista PAN (1’48% a asambleas municipales).

 

Por todo ello, los resultados de las elecciones autárquicas portuguesas plantean en adelante un escenario de reñida lucha electoral entre las dos principales fuerzas del país (PS y PPD/PSD), cuya llegada al gobierno en todo caso parece que tendrá que pasar por los apoyos de terceras fuerzas. En todo caso, a tenor de los resultados de las autárquicas, parece más factible que en las elecciones legislativas de 2023 se reviva el gobierno de la gerigonça, antojándose muy complicada la llegada de la derecha al gobierno portugués. No obstante, a dos años vista de las legislativas portuguesas, aún es pronto para vaticinar qué pasará en ellas.