Las Villas al día

“Es un placer y una emoción tocar instrumentos como este y en municipios como Palaciosrubios”

Este experto músico ha estudiado desde su infancia el órgano histórico, haciendo de el su gran pasión y convirtiéndole en uno de los exponentes mas destacados de esta música
Juan de la Rubia, organista y profesor de Música
La historia vital de Juan de la Rubia está vinculada desde la cuna al amor puro e incondicional por la música en todas sus variantes, pasión que ha venido arrastrando desde su infancia y hoy, a sus casi 40 primaveras mantiene intacta y más viva si cabe que en sus orígenes, teniendo una marcada debilidad por un instrumento que siempre le produce una verdadera sensación de completa entrega: el órgano. 
 
De la Rubia, que hoy es organista titular de la Basílica de la Sagrada Familia y profesor en la Escuela Superior de Música de Cataluña, ha visitado este viernes la localidad de Palaciosrubios para ofrecer en su iglesia un importante concierto, incluido dentro del ciclo ‘Los Sonidos Centenarios’ promovido por la Diputación, en el que el restaurado órgano del Templo ha sido el lugar sobre el que ha plasmado un variado repertorio de piezas clásicas de este instrumento vinculado de manera histórica a la liturgia católica.
 
Sobre el órgano de este municipio, el músico asegura que “se trata de un instrumento histórico de gran valor patrimonial, sobre todo porque en la provincia de Salamanca, aunque parezca lo contrario, no hay tantos como este. Está muy bien restaurado y tiene unas características de registros muy típicas del órgano ibérico, eso lo hace apto para la interpretación de todo el vastísimo repertorio que en los siglo
s XVI, XVII y XVIII se creaba para él.
 
Pero antes de llegar hasta este momento, Juan de la Rubia tiene una histórica con la música que arrancaba desde bien pequeño y junto a su familia ya que, tal y como explica, “es una vocación desde la infancia. Vengo de una familia muy melómana, por lo que esto se ha vivido en casa como muy natural, cantando incluso en coros y siendo muy activo en ello. Pero la primera vez que escuche un órgano de estas características hubo algo en mi estómago que se removió, convirtiéndose en una inquietud que me llevo a estudiarlo y tener la oportunidad de convertir esa vocación en mi profesión. Llevo desde los 8 años inmerso en ello y aun continuo con la misma fuerza del principio”.
 
Sobre la vida hoy de los órganos en las iglesias, es rotundo, “hay más órganos ahora que hace diez años, la percepción parece la contraria, pero no es así. Se han podido recuperar muchos instrumentos como este y ahora cada vez se está realizando más”.
 
Una pasión y una vida que le ha traído hasta Palaciosrubios, momento sobre el que destaca que “personalmente soy un enamorado de Castilla y de estos instrumentos ya que soy Valenciano residente en Cataluña y allí no tenemos oportunidades como la que tengo hoy aquí. Es un placer y una emoción venir a tocar instrumentos como este y en municipios como este”.