Ciudad Rodrigo al día

 

En fechas señaladas, las terrazas del centro no podrán quedar apiladas en la calle en los días de descanso

Se rebaja la cuantía de las sanciones y se deja la puerta abierta a que se obligue a homogeneizar el mobiliario de las situadas en la Plaza Mayor

La Comisión de Régimen Interior, Policía, Mercados y Comercio del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo trató en la jornada del jueves la nueva Ordenanza en materia de terrazas en la que viene trabajando el Consistorio, que trae varios cambios respecto al anterior texto, que desde el punto de vista del alcalde Marcos Iglesias estaba “encorsetado” en algunos aspectos, de ahí que se hubieran denegado algunas autorizaciones cuando en realidad “no había problema”.

Según el alcalde, “hay que ser estrictos con el cumplimiento de la normativa, pero también sensibles a que es una ciudad con patrimonio y turismo”, de ahí que en esta nueva Ordenanza se haya buscado “un equilibro”, con modificaciones que “refuerzan el patrimonio por un lado y son flexibles por otro”. Posiblemente, la principal novedad que trae esta modificación de la Ordenanza afecta a las terrazas del centro histórico, con las cuales el Ayuntamiento se va a poner “más estricto” en palabras del alcalde Marcos Iglesias.

En concreto, lo que se plantea es que las jornadas en que un establecimiento permanezca cerrado por descanso en ciertas fechas señaladas no podrá dejar su terraza apilada en la vía pública, porque “es un estrago para la gente, porque no da buena imagen”. Esas fechas señaladas son los viernes, sábados y domingos de todo el año, los meses de julio y agosto, el período comprendido entre el 24 de diciembre y el 6 de enero, el 20 de enero y el 8 de septiembre. Eso sí, la ordenanza recoge que podrá haber “excepciones” a esta norma, por ejemplo, si la terraza apilada tiene “escasa incidencia en el patrimonio”.

También relativo al centro histórico, la nueva Ordenanza deja la puerta abierta a que el Ayuntamiento obligue a homogeneizar el mobiliario de las terrazas de la Plaza Mayor, aunque por el momento “se va a respetar lo que hay”. Continuando con el mobiliario, va a quedar autorizada la instalación de pequeños muebles auxiliares (aunque no podrán ser ‘barras’ para servir), así como de atriles para la exposición de menús, porque “son elementos indispensables en una ciudad turística”.

Como otras novedades, los establecimientos de hostelería que no puedan tener terraza justo a las puertas del mismo, podrán llegarla a montar en un lugar situado a 50 metros a la redonda (hasta ahora el límite eran 25 metros), siempre que se cuente con el permiso de los correspondientes vecinos. Por cierto, que respecto a la actual normativa que permite un mayor despliegue de las terrazas para paliar las restricciones de la pandemia, se decidirá a final de año si se continúa permitiendo en 2022 (de momento estará permitido hasta el 31 de diciembre).


Más allá de la actual situación por la pandemia (las terrazas han podido estar desplegadas todo el año en su máxima extensión), la Ordenanza trae una variación en los períodos tradicionales de las licencias, en concreto en la licencia de ‘temporada larga’, que hasta ahora permitía extender las terrazas del 1 de abril al 31 de octubre. Ese plazo hacía que hubiera años que no abarcase la Semana Santa si ésta caía muy pronto, de ahí que el nuevo período de la licencia de temporada larga vaya a ser desde el Viernes de Dolores hasta el 31 de octubre. Se mantienen sin novedad la licencia por todo el año, y la licencia ‘de verano’, del 1 de mayo al 30 de septiembre.

Según explica la delegada de Hostelería, Laura Vicente, la modificación del período de la licencia de temporada larga es una de las medidas consensuadas con la Asociación de Hostelería, apuntando que el conjunto de cambios “van en beneficio de la ciudad, posicionado a Ciudad Rodrigo como enclave turístico”.

La modificación no trae variaciones en los horarios permitidos para el funcionamiento de las terrazas, mientras que sí se rebaja la cuantía de las posibles sanciones, “porque algunas eran muy abultadas”, según Marcos Iglesias. Como últimos cambios, aquellas terrazas que impliquen un ‘cruce de la calle’ respecto al establecimiento, no requerirán de un seguro adicional específico, sino que valdrá con el propio seguro del establecimiento si cubre estos riesgos eventuales.

Dentro de la modificación de la Ordenanza, también queda reflejada la potestad del Alcalde o de la Junta de Gobierno Local para poder adoptar medidas concretas más allá del propio texto, por ejemplo en “contextos extraordinarios”, como ha ocurrido durante la pandemia. En ese ámbito, también queda a discreción de la Corporación las decisiones sobre las terrazas en calles peatonales (hasta ahora se planteaba que era necesario un informe técnico previo).

Además, para la instalación de una terraza, valdrá con que el interesado presente un modelo de declaración responsable para desplegarla (no será necesario esperar a que se le conceda la licencia), correspondiendo posteriormente al Ayuntamiento verificar si está todo en orden. Toda esta nueva normativa entrará en vigor en el momento que se publique en el Boletín Oficial de la Provincia de Salamanca, con la idea de que esté vigente el 1 de enero de 2022.