Probablemente, las mejores ideas de fútbol publicadas

He seleccionado en esta ocasión unas pocas reflexiones sobre el fútbol, que bien pudieran constituir auténticos manifiestos para un mejor conocimiento del juego. A veces, incluso, no es necesario contar solo con la opinión de entrenadores profesionales porque hay gentes que piensan muy bien y, encima, lo saben expresar mucho mejor.Tengo preparadas unas 100 ideas importantes que publicaré en su momento.

1.      “¿Cómo vas a saber lo que es la vida, hijo mío, si nunca, jamás, jugaste al fútbol?”. (Anónimo).

2.      “… se trata de un juego de carácter homosexual, ya que impide la participación del otro sexo”. (Cristina Peri).

3.     “Cuando veo un partido de fútbol, distingo tres modelos fundamentales de jugadores: a) Los que juegan a la pelota; b) Los que corren al fútbol; c). Los que juegan al fútbol”. (Marogar: “La Ignorática y el fútbol”).

4.     “Nadie ve la jugada como el jugador ideal. Sale de la carrera, descubre la calle, le pone el nombre de su velocidad, de su instinto, allá va la solución y el compromiso, la entrega, la valentía de un atleta buscando su sitio. Entra por donde nadie lo ve, corre a por balones inalcanzables para la inteligencia de otros jugadores, está en el sitio adecuado, da la jugada al compañero, inicia el desmarque, dibuja el hueco. Estalla la alegría en la grada, hacia ella se dirige como una pantera; señala jubiloso el tanto, se lo muestra al sinfín de caras desconocidas que lo aclaman…” (Moisés Ruiz. “Secretos de Fútbol”).

5.     “El fútbol no existe, que son hombres que hacen fútbol, como son los que escriben y los que hacen música… El fútbol, si no le ponemos hombres adentro, sería una pelota y un estadio, o sea, nada… Hay que preparar hombres que piensen, que sientan y que ejecuten, cualesquiera sean las circunstancias”. (Menotti).

6.     “Mientras unos jugadores presos del miedo y las modas esgrimen como principales argumentos de su profesionalidad el pundonor, la entrega y el derroche físico, otros se empeñan en demostrar que el cerebro sigue siendo el músculo más valioso para practicar este juego… Para correr, saltar y empujar aparecen cientos, para bajar la pelota al césped y hacerla recorrer los circuitos que el fútbol le tiene reservado, surgen sólo unos pocos especímenes”. (Ismael Díaz. “Afluentes del fútbol”).