El deporte vuelve casi a la normalidad después de más de año y medio

Los aforos en espacios abiertos ya son del 100%, mientras que en los cerrados siguen siendo un poco inferiores al contar con el 80%

El Reina, en plena fiesta / Lydia González

El deporte va volviendo casi a la normalidad que existía antes de la pandemia del coronavirus después de año y medio. Es una frase muy repetida en los últimos tiempos, pero cada vez se va haciendo más y más real. La última gran novedad trata de que los aforos en espacios abiertos ya son del 100%, mientras que en los cerrados siguen siendo un poco inferiores al contar con el 80%.

El acuerdo establece que "las medidas son comunes y de mínimos" para todo el país durante el periodo comprendido entre el 1 de octubre y el 31 de octubre y que en la última semana de mes se realizará una nueva evaluación de la situación. Si bien, según ha precisado el Ministerio de Sanidad, las administraciones territoriales "podrán añadir otras medidas" en función a la evolución de la pandemia.

Por otro lado, la Junta de Castilla y León, la autoridad que se hace cargo de estos temas en Salamanca y el resto de provincias cercanas, asegura que no hay que guardar la distancia interpersonal, sino que solo hay que utilizar la mascarilla. No obstante, se puede beber agua y no comer, mientras que también se recomienda el uso de geles y demás herramientas para evitar contagios en la COVID-19, a pesar de que la mayoría de la población ya está vacunada.

Y no hay que olvidar que las capacidades de cada campo en Salamanca son distintas, por lo que procedemos a explicar los casos con mayor seguimiento. Por ejemplo, en el Estadio Helmántico, en el que juega el Salamanca UDS en Segunda RFEF, no se puede contar con todas las gradas, ya que “en una parte de Preferencia y Fondo Norte hay alguna humedad y eso puede provocar un accidente. Los abonos lanzados son los únicos que estarán y ya veremos luego”, según indica Rafa Dueñas, director general del club. De este modo, el ‘templo’ del fútbol charro cuenta con alrededor de 7.500 asientos entre Tribuna y Fondo Sur.


Por su parte, el Reina Sofía, que goza de casi 5.000 butacas, concretamente de 4.859, aunque no se vean al no haberse colocado aún, sí que puede meter a todos los aficionados que quiera y ya en el duelo frente al Deportivo de La Coruña, en el que las restricciones solo dejaban el 60%, se vivió un gran ambiente con cerca de 3.000 personas en el feudo que se encuentra cruzando el río Tormes.

Mientras, el Perfumerías Avenida es el más perjudicado al no contar con todo el aforo hasta el momento. De hecho, el pabellón de Würzburg puede tener 2.200 localidades con el 80%, por lo que la entidad azulona tiene que tomar medidas para garantizar que se lleve a cabo, porque varias zonas del recinto están siendo utilizadas como espacios para que los medios de comunicación trabajen antes, durante y después de los partidos de las de Roberto Íñiguez.

En definitiva, Salamanca y su deporte va volviendo a la normalidad después de sufrir de lo lindo durante demasiados meses. ¡Ya era hora!