Las Arribes al día

La iglesia parroquial de Lumbrales acoge ‘Los sonidos centenarios’ de su órgano histórico

El organista Ángel Montero Herrero ofreción un concierto de temas de los siglos XVI al XVII, la época de esplendor del instrumento musical por excelencia
Un momento de la actuación del organista Ángel Montero / E. Corredera

“Los Sonidos centenarios" del órgano, el instrumento musical por excelencia, llenaron la iglesia parroquial de Lumbrales anoche durante el concierto ofrecido por Ángel Montero Herrero, profesor de órgano en el conservatorio profesional de música de 'Arturo Soria' de Madrid, y organista de la catedral de Segovia. El público disfrutó con la música del órgano histórico del templo lumbralense, instrumento que está situado en el coro, al fondo de la nave principal. Ante el altar de la iglesia se colocó una gran pantalla desde la que se podía seguir la actuación con total nitidez.

Montero interpretó obras de los siglos XVI al XVIII, "la época de esplendor del órgano ibérico" afirmó Samuel Maillo en la presentación de la actuación, que se encuadra en el I Ciclo de Conciertos de órgano de la Provincia de Salamanca.

Samuel Maillo es el impuslor de esta iniciativa, que se ha organizado desde la Diputación de Salamanca y en la que colaboran los ayuntamientos y parroquias de los seis municipios salmantinos que conservan algunos de los órganos históricos de la provincia.

Con esta iniciativa cultural se pretende fomentar el conocimiento de la música de organo, dar a conocer estos instrumentos que continúan operativos, a través de estos recitales con “piezas que forman parte de la herencia musical española desde el siglo XVI en adelante” explica Maillo.

El órgano de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Lumbrales es un instrumento de estilo neoclásico que fue construido en 1804 “con una técnica y una línea estética propia de los mejores momentos de la organería española del siglo XVIII”, según afirmó en su día Miguel Ángel Avendaño Ruiz, quien se encargó de su restauración en 1987. En su interior puede leerse la siguiente inscripción: “En Madrid, por D. Tomás Risueño, Organero de las cuatro órdenes militares, siendo Beneficiado Rector de la Santa Iglesia D. Francisco Piñeiro de Lara, año de 1804”.

Consta de un teclado manual de 45 notas de octava corta, con registros partidos desde el DO sostenido central, y tiene 619 tubos. Es uno de los pocos órganos que se conservan en las Diócesis de Ciudad Rodrigo y Salamanca.

La ruta de ‘Los Sonidos Centenarios’, que se inició en Ciudad Rodrigo y Alba de Tormes, tendrá su próxima parada en la iglesia de Palacios Rubios, el dia 8 de octubre, con el concierto que ofrecerá Juan de la Rubia. El día 15 de octubre la iglesia parroquial de Villares de la Reina acogerá el concierto del organista Francisco Javier Lopez. El primer ciclo de conciertos de órgano de la provincia de Salamanca finalizará con la actuación de Miguel del Barco, en la iglesia de Santa María de Béjar, el 22 de octubre.