Ciudad Rodrigo al día

Incautados 36,7 kilos de plantas de marihuana en dos plantaciones de Aldea del Obispo y Sexmiro

La Guardia Civil detuvo a dos personas, una natural de Barakaldo y otra de Rumanía, que están ahora en libertad con cargos

La Guardia Civil dio a conocer en la mañana del jueves que a lo largo de este mes de septiembre que ya toca a su fin su Compañía de Ciudad Rodrigo ha procedido a desmantelar en la comarca mirobrigense dos plantaciones de marihuana (y a detener a sus responsables),  en el marco de la Operación Miller que lleva a cabo la Benemérita a nivel nacional contra el cultivo y posterior distribución de marihuana, que se intensifica en esta época del año ya que es la más propicia para el cultivo y recogida de plantaciones de esa hierba.

La primera plantación de marihuana fue descubierta el 4 de septiembre en una parcela ubicada en el extrarradio del casco urbano de Aldea del Obispo, e incluía, además de plantaciones de cannabis, otro tipo de cultivos. Tras determinar quién era el responsable de las mismas, la Guardia Civil entró y registró la propiedad, incautándose de un gran número de plantas de marihuana que totalizaron un peso de 22,4 kilos. Ante ello, procedieron a detener al propietario, un varón mayor de edad natural de Barakaldo (Vizcaya), como autor de un delito contra la Salud Pública.


Por otro lado, el pasado 20 de septiembre se localizó una plantación con 30 plantas de marihuana en la ribera del Arroyo Grande de Sexmiro, pedanía de la localidad de Villar de Argañán. La Guardia Civil identificó tras un “trabajo intenso y minucioso”, en el cual le vieron acudir varias veces a la plantación para regarlas y cuidarlas, al propietario, un hombre natural de Rumanía de 27 años y residente en Sexmiro, al que también detuvieron como autor de un delito contra la Salud Pública.

En este caso, las plantas incautadas dieron en la báscula un peso de 14,3 kilos, interviniéndose además varios útiles para el cuidado de las plantas, una cámara de vigilancia que tenía instalada para evitar su sustracción, y un ahuyentador de animales. La Guardia Civil puso a los dos detenidos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Ciudad Rodrigo, que decidió que ambos quedasen en libertad con cargos.