Emotiva entrega de la Medalla de Oro de la Diputación a los dos médicos fallecidos por coronavirus en la provincia

Recogidas por el marido de Isabel Muñoz, Baldomero González, y la hija de Luis Fernando Marcos Arroyo, Pilar Marcos

El presidente de la Diputación, Javier Iglesias, en el centro, junto a los tres galardonados con la Medalla de Oro de la Provincia. Foto de Lydia González

Con motivo del Día de la Provincia (festividad de San Mateo), la Diputación de Salamanca ha organizado un emotivo acto en el Palacio de Congresos para entregar sus Medallas de Oro a los dos médicos fallecidos por COVID, Isabel Muñoz y Luis Fernando Mateos,  y a La Gaceta por su centenario.

Baldomero González, recogía el galardón de su mujer, Isabel Muñoz (6.05.1960, El Espinar), que era la médica de la Fuente de San Esteban, lugar en el que ejerció en los últimos años de su carrera, pero antes estuvo vinculada también a diferentes municipios de la provincia como Cantalapiedra, Topas, Guijuelo o Fuenteguinaldo.

Del mismo modo, Pilar Marcos, se encargaba de recibir el premio de su padre Luis Fernando Mateos, (6.06.1955, Palaciosrubios, aunque vinculado a Carrascal del Obispo), que ejerció durante los últimos diez años como médico rural en el municipio salmantino de Linares de Riofrio, después de haber sido el titular del centro de Robleda a lo largo de 22 años.

“Sirva la Medalla de Oro para reconocer el afecto y cercanía de la institución y toda la provincia de Salamanca a ambos”, destacaba el presidente de la Diputación, Javier Iglesias, que, por otra parte, también entregaba el mismo galardón a La Gaceta Regional por su centenario.

“Hemos impulsado medidas complejas para facilitar la vida, políticas adecuada ante situaciones límite, y deseo destacar la dedicación y trabajo constante de diputados del equipo de gobierno y la participación constructiva de los diputados de la oposición. En los últimos años no nos hemos confirmado con la prestación de servicios públicos que son propios, hemos apostado por nuevas políticas que generan futuro”, añadía.

“Si algo hemos aprendido es que todos tenemos una responsabilidad a la hora de mejorar y es posible construir un futuro próspero y justo si nos implicados todos e implicamos a todos, hay que trabajar juntos para lograrlo, y este es sin duda el mejor legado que podemos dejar a la generaciones futuras”, concluía.

Fotos de Lydia González

Ver más imágenes: