Cartas de los lectores

Quejas por la reducción de las jornadas de trabajadoras del servicio de limpieza del Ecyl  en el barrio de San José

Foto de archivo de la oficina del Ecyl en el barrio de San José

En el Ecyl del barrio de San José de Salamanca, el que tendría que tener como actividad fomentar el empleo, viene destruyéndolo en el servicio de limpieza que se subroga cada cierto tiempo por medio de licitaciones de empresas privadas, haciendo dejación del patrimonio público y favoreciendo la privatización a costa del contribuyente.

Desde hace 29 años, cuando la primera limpiadora se jubiló se fueron reduciendo las jornadas sin que nadie hiciera nada para evitar que esto sucediera. De 38 horas semanales (jornada completa por convenio) se quedaron en 15 con la nueva limpiadora sustituta.

De la siguiente limpiadora que se jubiló con jornada completa, también, fue sustituida con 20 horas semanales. La siguiente con 10 para una limpiadora que ya tenía 15 y la última con 28,5.

En julio de este año se nos ha subrogado con una empresa que licitó con el total que teníamos hasta ese momento. En noviembre se jubilará un compañero con jornada completa (38 horas semanales). Mientras disfruta de los tres meses que le corresponden por convenio, se le sustituye con 18 horas menos a la semana. Como en las otras ocasiones, está siendo evidente que la sustitución se reducirá a 20 horas semanales. Se han destruído 96,5 horas semanales, 4.632 horas anuales (más de dos jornadas y media completas).

Desde hace 29 años no podemos llevar a cabo nuestra tarea de limpieza como se debería.Tanto las empresas como el centro miran para otro lado. Ahora nos piden que limpiemos las zonas que hacía nuestro compañero vulnerando claramente nuestros derechos.

Mientras en otras administraciones con el problema de la pandemia se ha subido el horario del servicio de limpieza, en este centro se reduce. Las empresas, no sólo se benefician de las jubilaciones, sino también de la reducción de jornada sin que el cliente (la administración) haga nada, yendo en contra del acuerdo marco. En vez de apoyar a l@s trabajador@s y exigir el cumplimiento del contrato, se nos amenaza veladamente.

Todo esto ha repercutido en que el personal de limpieza tenga sobrecarga en su trabajo y no pueda realizarlo con la exigencia que se requiere. Por tanto, todo esto, se ha puesto en conocimiento de los sindicatos y un abogado laboralista. Nos vemos desbordadas por los recortes sucesivos de horas.

Es VERGONZOSO que en un centro donde se tendría que crear empleo, SE DESTRUYA.

Una trabajadora preocupada por su identificación, por miedo a represalias e incluso al despido.