PP y Cs defienden una reorganización de los recursos, “sin perder plazas”, para garantizar la asistencia sanitaria rural

Han registrado una PNL conjunta para avanzar hacia un acuerdo que refuerce la Atención Primaria en CyL

Los líderes regionales de Cs y el PP, Igea y Mañueco, en una foto de archivo

El Grupo Parlamentario Ciudadanos y el Grupo Parlamentario Popular han registrado una Proposición No de Ley para instar al ejecutivo autonómico para avanzar hacia un acuerdo que refuerce la Atención Primaria en Castilla y León.

Esta iniciativa que debatirá en el próximo Pleno de las Cortes que comenzará el martes 21 de septiembre después de que en la primera sesión de este periodo de sesiones el PP respaldara una iniciativa socialista para retirar el plan de reestructuración de la Atención Primaria en el medio rural.

Ahora, de cara al próximo Pleno, PP y Ciudadanos presentan una nueva iniciativa a través de la que se expone las características de la comunidad en materia de extensión geográfica, distribución territorial y reparto poblacional. En este sentido, los antecedentes advierten que no es un problema coyuntural de Castilla y León, sino que también afecta al resto de España por el déficit de algunos especialistas sanitarios.

Por este motivo, señala el texto, que la situación obliga a una reorganización de los recursos, para poder garantizar la asistencia. "Pero esta reorganización no puede comportar una pérdida de plazas en el medio rural, es imprescindible prestar una asistencia sanitaria de calidad, pero sin renunciar a la proximidad, sin cerrar consultorios locales y ofreciendo soluciones a una población que garanticen la equidad en la accesibilidad", destaca la PNL.

En concreto, la Proposición No de Ley insta a la Junta de Castila y León a seguir avanzando en la consecución de un acuerdo con los Grupos Parlamentarios de la Cámara, los ayuntamientos y diputaciones y los profesionales de la sanidad, "sin condiciones previas ni excusas" y con el objetivo de "reforzar" la atención primaria en la Comunidad.

Así, a través de esta iniciativa se garantiza la asistencia presencial médica y de enfermería en todos los Centros de Salud y consultorios locales de la red, según la norma y se plasma en compromiso de no reducción de recursos sanitarios del medio rural para trasladarlos al medio urbano.


Además se establece el desarrollo de la cita previa en el medio rural, mediante un sistema de atención personal al usuario y la adaptabilidad de las medidas que se acuerden a cada zona básica de salud, para su puesta en marcha con el consenso de los profesionales y de los ayuntamientos.

Asimismo, se establece la potenciación del uso de tecnologías de la comunicación para facilitar la coordinación entre los Centros de Salud y los Hospitales de referencia y el aumento de la capacidad de resolución de Atención Primaria, dotando a los centros de salud de mayor capacidad diagnóstica, y desarrollando totalmente la historia clínica de Área
Mejora de las emergencias sanitarias en el medio rural con un mayor número de Soportes vitales avanzados y básicos y la puesta en marcha del transporte sanitario aéreo nocturno.

También habla del refuerzo del sistema de transporte a la demanda, para una más completa adaptación a las características de cada zona básica de salud y de la mejora de las condiciones de contratación y laborales de los profesionales sanitarios eventuales en el SACYL hasta situarlas entre las mejores del Sistema Nacional de Salud.

En materia competente al Gobierno de la nación, la iniciativa parlamentaria requiere una convocatoria extraordinaria MIR de Medicina Familiar y Comunitaria para absorber la bolsa de grado de medicina que no puede ser contratado por la administración pública al no contar con título de médico especialista, la agilización, manteniendo los estándares de calidad, de los procesos de homologación de títulos de especialista sanitario no expedidos en la Unión Europea y el impulso de un acuerdo con las fuerzas parlamentarias nacionales para redactar un Plan Nacional de Especialistas Sanitarios que permita contar con el número de especialistas médicos y de enfermeras necesarios para dar respuesta a las necesidades en los próximos 30 años.