Las Arribes al día

Barruecopardo celebra el Cristo de las Mercedes con ofertorio y el baile de la bandera

La lluvia obligó a realizar la ceremonia religiosa en el interior de la iglesia junto con el baile de la bandera y el cambio de varas a favor de los nuevos mayordomos

Los vecinos de Barruecopardo celebraron este martes el día dedicado al Cristo de las Mercedes con distintos actos religiosos en su honor, ceremonias que se desarrollaron bajo la normativa anticovid y condicionadas también por la lluvia.

Después de la misa matinal, la tarde daba paso al tradicional ofertorio, que en lugar de celebrarse a las puertas de la ermita del Cristo, en la carretera de Vilvestre, tenía lugar en el interior de la iglesia parroquial en una ceremonia presidida por el párroco local y arcipreste de La Ribera, Jean Claude Bizimungu, y a la que asistía también el párroco de localidades próximas, Miguel Ángel García. Aunque antes, varios jóvenes dedicarían al Cristo el baile de la bandera interpretado en el centro de nave y bajo los sones de la gaita y el tamboril de Leonardo Alburquerque.

Junto al Cristo, permanecían los mayordomos del último año, Jacinto Bueno y Adoración Martín, que de este modo veían cumplido uno de los momentos más esperados para cualquier mayordomo. Así, uno a uno y comenzando por el alcalde de la localidad, Jesús María Ortiz, se desarrollaba el ofertorio, momento que concluiría con el cambio de varas a favor de los nuevos mayordomos, que lo serán por un año Marta Perdices y Pedro Vega.

Tras el cambio de varas, el alcalde se dirigió a los asistentes para desear que el año próximo estas celebraciones se desarrollen como es tradicional, con el trasladado en procesión del Cristo de las Mercedes hasta su ermita, el ofertorio y el cambio de varas a las puertas del templo con el baile de la bandera. La intervención de Ortiz finalizaría con el anuncio de la suspensión de la actuación del grupo Surco por la lluvia, prevista a continuación, y con ¡vivas! al Cristo de las Mercedes y Barruecopardo.

De este modo, se pone fin a estas celebraciones que han venido desarrollándose desde el pasado viernes y que arrancaban con la Feria de San Felipe, evento que había sido trasladado desde el 1 de mayo como consecuencia de la pandemia. Posteriormente, no han faltado los festejos taurinos y las actividades infantiles, además de actuaciones musicales y la entrega de placas y reconocimientos a varios vecinos.