“Tenemos que estar esperanzados y esperar que este curso no tenga nada que ver con el pasado"

El máximo responsable del sindicato educativo charro destaca que continuarán trabajando para mejorar las condiciones salariales del profesorado, que hoy les sítua en Castilla y León por debajo de la media nacional
Nicolás Ávila, presidente de ANPE Salamanca

Inmersos ya en los últimos preparativos para dar comienzo al nuevo curso escolar, que tendrá su bienvenida a las aulas desde este mismo viernes 10 de septiembre en toda Castilla y León, llega el momento de ver sobre el terreno como será el desarrollo en los centros educativos de un nuevo año que, aunque en menor medida, vuelve a estar marcado por la pandemia Covid y todas las medida que se deberán mantener.

Una situación que afecta de manera directa a los profesores, quienes se enfrentan a un curso 2021-2022 cargado nuevamente de trabajo, dedicación minuciosa y también con reivindicaciones sobre la necesidad de implantar mejoras en el gremio para favorecer una mayor calidad de la enseñanza.

Nicolás Ávila es presidente del sindicato de enseñanza ANPE en Salamanca y Vicepresidente del colectivo en Castilla y León. Con el analizamos la actual situación de los docentes, tanto en la ciudad como a nivel autonómico, así como la realidad que se va a vivir en las aulas en escasas horas.

¿Cómo se presenta es nuevo curso 2021-2022?

N.A: Creo que tenemos que estar esperanzados y esperar que no tenga nada que ver con el pasado. Sabemos que no será totalmente normal pero confío en que lo sea al máximo posible. Siempre hemos defendido la presencialidad, de hecho el año pasado lo hicimos con fuerza a pesar de la pandemia, por lo que esperamos que este año sea todavía mayor y ya el próximo ojala sea el que traiga la normalidad.

¿En qué consiste el acuerdo educativo que han renovado con la Consejería de Educación de la Junta para este curso?

N.A: Básicamente hemos prolongado para este curso las medidas que ya se adoptaron en el anterior, con lo que se mantienen el número de profesores habilitados para desdobles de aulas, algo que se va a producir debido al 1,5 metros de distancia que se debe mantener entre alumnos, lo que supone un acuerdo para mantener los 1.300 profesores a mayores que ya se dispusieron gracias este acuerdo. Además de esta medida, continua abierta la posibilidad de listas dinámicas para poder mantener las sustituciones de los docentes en el día a día, o la reducción de ratios en las aulas, medida pedida desde hace mucho tiempo por ANPE, y que se va a producir un año más debido principalmente a los desdobles de los cursos.

¿Mantenéis reclamaciones a la administración?

N.A: Desde luego que sí. Seguimos reclamando cuestiones pendientes como que las plantillas de docentes en los centros educativos sean estables y que esto no sea simplemente para este curso, sino que se haga para perdurar en el tiempo y quede en el futuro. Para ello se deben reducir los ratios de manera normalizada, negociando reducciones de plantillas, mejoras en la escuela rural, donde todo el alumnado de secundaria y bachillerato tenga las misma posibilidades en optativas que en las zonas urbanas. La reducción del horario lectivo para todo el profesorado, reclamando 23 horas en infantil y primaria y las 17 en el resto de la educación, o una homologación retributiva con respecto a otras comunidades, son otras de las cuestiones que mantenemos en agenda.


¿Castilla y León se encuentran por debajo de la media en cuanto a salarios del profesorado?

N.A: Hoy estamos por debajo del resto de comunidades desde luego. Lo que estamos pidiendo es situarnos entre las comunidades mejor retribuidas… el trabajo del profesorado es el mismo, las jornadas son las mismas, las tareas son las mismas…pero a la hora de cobrar su sueldo no, esto no es normal. Estamos por debajo de la media y en los últimos años hemos perdido en torno al 25% del suelo. Es necesaria esa regulación y que se actualice la situación si queremos reforzar la calidad educativa.

¿Cuántos profesores hay actualmente desempeñando su actividad en Salamanca?

N.A: Estamos en torno a los 3.700-3.800 en la enseñanza pública, mientras que en Castilla y León rondan los 28.000 docentes. El curso pasado y este que ahora empezamos tenemos un aumento de profesionales debido al acuerdo para su contratación, algo muy positivo, pero debe ser algo más estable.

¿Qué objetivos tienen fijados en el punto de mira de aquí hasta final de año?

N.A: Tenemos varios claros. Uno de los primeros y sobre el que mantenemos mayor preocupación es la reducción de ratios en las aulas, además de la disminución de jornada lectiva para el profesorado, homologación retributiva, la defensa de la enseñanza pública en general y en el mundo rural de manera especial. Para todo ello disponemos del mejor profesorado y el mejor formado para que todo esto pueda funcionar a la perfección. Ellos son la llave para una educación de calidad y puntera. El informe PISA así lo avala, mostrando como los alumnos de Castilla y León son los mejor preparados.