Ciudad Rodrigo al día

 

Los fuegos artificiales también triunfan en su excepcional cita en septiembre

Con una noche espléndida en el apartado meteorológico, la asistencia fue muy amplia, lográndose esquivar los momentos de aglomeración

Los fuegos artificiales junto al Castillo | Fotos: Adrián Martín

Después de faltar a su cita en el 2020 por culpa de la pandemia del coronavirus, los fuegos artificiales han regresado al calendario veraniego mirobrigense, aunque más tarde de lo habitual: en vez de iluminar el cielo de Ciudad Rodrigo a mediados de agosto como es tradicional (habitualmente se lanzan en la víspera del día 15), lo han hecho ya entrado septiembre, casi en los últimos días de la estación veraniega.

En concreto, tras suspenderse la cita en agosto por el alto número de casos de coronavirus que había y la recomendación de la Junta de que no se celebrasen actos que supusieran grandes aglomeraciones, los fuegos se recuperaron en la noche del martes para celebrar, según señaló el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo en una nota de prensa, la festividad de la Virgen de la Peña de Francia que aparece este miércoles en el calendario, que hasta ahora no tenía ninguna celebración fuera del ámbito religioso.

Como es lógico debido a que en estas fechas hay en Ciudad Rodrigo muchas menos personas que en pleno agosto, la asistencia de público al lanzamiento de la noche del martes fue claramente inferior a un año normal, pero aún así fue bastante amplia, en lo que tuvo su parte de culpa la buena noche que hacía en el apartado meteorológico, bastante mejor que lo que había hecho durante el día. En este sentido, el molesto viento de casi toda la jornada dejó de soplar, haciendo mucho más real la temperatura que había (23ºC en la Plaza Mayor a la conclusión del lanzamiento).

Como siempre, el público se repartió por la Puerta de Santiago, la Cuesta de Santiago, el Puente Mayor, el Puente Nuevo o el tramo de la muralla mirobrigense que da al parking de La Pesquera, el punto donde un año más se produjo -con un coste total de 4.840€ (IVA incluido)- el lanzamiento de los fuegos, aportados por la empresa mirobrigense Ferretería Sertorio, y lanzados por la empresa foránea Pibierzo con las preceptivas medidas de seguridad, que se prolongaron durante toda la jornada al tratarse de material explosivo.

Como ya apuntamos en otro artículo, la Guardia Civil se acercó durante la mañana del martes a supervisar que todo estuviese en orden, contando también el evento con la intervención de la Policía Local, los Bomberos de Ciudad Rodrigo (con varias dotaciones repartidas por varios puntos por si había algún incendio), y una ambulancia de Cruz Roja por si surgía algún tipo de problema entre el público.


En lo que respecta al lanzamiento en sí, su duración rozó los 15 minutos (un par de minutos más que en 2019), siendo muy puntual –se lanzaron cohetes para avisar cuando quedaban 10 y 5 minutos para la hora prevista-, y causando una grata impresión entre el público asistente, que tras la gran traca final brindó como es costumbre una ovación. Concluido el lanzamiento, llegó el momento más ‘crítico’ en lo que a la pandemia se refiere, por la habitual gran aglomeración que se forma al acabar para atravesar la bóveda de la Puerta de Santiago.

Sin embargo, parece que la menor afluencia de público la evitó, viviéndose un desalojo más fluido que en un año normal, aunque fue inevitable que buena parte del público asistente hiciese el mismo trayecto, por la calle San Juan en dirección a la Plaza Mayor, donde todavía algunas familias se animaron a sentarse en una terraza a tomar algo o a acercarse a la heladería antes de poner rumbo a casa.

A continuación adjuntamos cuatro vídeos con extractos del lanzamiento (el último incluye la gran traca final):

  • Este año no se llegó a formar "tapón" a la hora de desalojar la Puerta de Santiago
Ver más imágenes: