Ciudad Rodrigo al día

 

Arrancan las obras de la calle Escuelas justo en la semana de la Vuelta al Cole

Estaba previsto que se hubieran desarrollado durante el verano para no entorpecer al Colegio San Francisco y al IES Tierra de Ciudad Rodrigo

Las comunidades educativas del Colegio San Francisco y el IES Tierra de Ciudad Rodrigo van a tener un primer tramo del curso escolar 2021/2022 más complicado de lo habitual debido a las obras de reforma de la calle que separa ambos centros educativos, la calle Escuelas, que según estaba previsto debían haberse ejecutado durante el verano para no entorpecer el ritmo educativo, pero que han acabado por comenzar justo en la semana en la que reabrirá sus puertas el Colegio San Francisco (el IES Tierra lo hará la semana que viene).

En concreto, fue en la mañana del martes (a sólo dos días laborables para el arranque del curso, que se producirá el viernes) cuando se puso en marcha la intervención, siendo el primer paso la delimitación de la calle mediante una serie de vallas en sus dos extremos, de tal modo que a partir de ahora únicamente podrán acceder a la misma aquellos que vayan a sus viviendas o a los establecimientos allí situados.

En el caso de los dos centros educativos afectados, el Colegio San Francisco y el IES Tierra de Ciudad Rodrigo, ambos cuentan al menos con otra puerta: en el caso de San Francisco, en la calle Escuelas se encuentra la conocida como ‘puerta principal’, estando situada la alternativa en la calle Cardenal Tavera; mientras que en el caso del IES Tierra de Ciudad Rodrigo, el de la calle Escuelas es su acceso trasero, estando la puerta principal en la Avenida de Béjar (además, el año pasado se habilitó por la pandemia un acceso adicional por el patio).

De este modo, los alumnos tendrán otra puerta para entrar y salir, pero eso no evita problemas importantes ya que, por un lado, no se podrán realizar las entradas y salidas más distribuidas que se hicieron el curso pasado para reducir los riesgos de contagio (se repartió a los grupos por las diversas puertas); y por otro lado, se bloquea la calle clave en las rutas de transporte escolar con las que cuentan ambos centros educativos.


En este sentido, los autobuses suelen girar desde la calle Cardenal Tavera hacia la calle Escuelas para dejar y recoger a los alumnos de los dos centros (en el caso del IES Tierra, a los alumnos los dejan en la puerta principal, pero los recogen en la trasera). Con la calle Escuelas bloqueada, se van a generar numerosos problemas añadidos de tráfico en el entorno de ambos centros educativos cuando los autobuses estén detenidos (sea donde sea) esperando a los alumnos.

A ello se añade (siempre por supuesto que las obras se desarrollen en el mismo horario que las clases) el ruido (y posible polvo) que va a generar la intervención, que va a afectar de lleno a la actividad lectiva, más aún en estos momentos que debido a la pandemia hay que tener las ventanas abiertas en la medida de lo posible, o al menos ventilar las aulas constantemente. En el caso del Colegio San Francisco que dará arranque el viernes a su actividad, hay dos aulas que dan directamente a la calle Escuelas (además del gimnasio y la biblioteca), mientras que en el IES Tierra hay unas cuantas que dan a esa vía con diferentes grados de cercanía.

Hay que apuntar, según respondió el pasado jueves en el Pleno Ordinario del Consistorio la delegada de Urbanismo Beatriz Jorge Carpio a una pregunta al respecto de Begoña Moro (quién precisamente mostró su sorpresa porque se acercase el final de las vacaciones escolares y no hubiera ni una sola valla), que las obras no se habían puesto todavía en marcha porque había un problema con la empresa que se había quedado con la intervención. En concreto, se estaba pendiente que rematase otras dos intervenciones que estaba haciendo para el Ayuntamiento para recibir el visto bueno para empezar con la calle Escuelas. Finalmente, los que sufrirán este gran retraso en las obras serán las comunidades educativas.