Final de septiembre…

El final del verano llegó y tú partirás”, ¿recuerdan esta canción del Dúo Dinámico? Aunque las temperaturas veraniegas -según en qué ciudades- se prologuen hasta  el “veranillo de San Miguel”  recordemos el refranero popular:

El veranillo de San Miguel o veranillo del membrillo

“Lluvia por San Miguel poco tiempo la has de ver”, hace referencia a un periodo seco y cálido en torno a la festividad de uno de los siete arcángeles, entre los tres cuyos nombres aparecen en la Biblia: Miguel, Gabriel y Rafael. La Iglesia Católica da a San Miguel el más alto lugar entre ellos, le llama Príncipe de los espíritus celestiales. Celebramos su festividad el 29 de septiembre

Septiembre clausura el estío: vacaciones, viajes y fiestas, rutina o el distres. Aunque algunas personas no lo comprendan, las vacaciones también pueden producir estrés malo. El final de romances tan fugaces como las Perseidas o las lagrimas de S.Lorenzo.  Ponemos final a la rima libre de nuestros particulares poemas tragicómicos,  regresamos a la “bendita” rutina, a  la soledad del caminante que no llega a ninguna parte. Con o sin vacaciones, hayamos viajado o no, el final del verano tiene un componente tristón,  de resaca o de fiesta de pueblo  terminada sin hablar sobre “el tema que nos sacaba el sueño y ha de quedar para otro año”, de beso que se fue demasiado rápido que apenas sentimos su roce en nuestros labios. Porque septiembre…  al final nos hace pensar que un tiempo se acaba y comienza el otoño.

 El mes de septiembre  es, un mes de proyección, nos invita a centrarnos y a recoger los frutos sembrados. Es otro comienzo que nos brinda  la oportunidad de transitar hacia la etapa última del año.2020 Trajo la maldita pandemia y con ellas se nos fueron más de 10000 personas. Principió 2021 y pusimos esperanza… no dejemos marchitar la flor mas hermosa, aunque otra vez vuelva a golpearnos la desgracia. La Isla Bonita, se nos fue de forma brusca, sepultada por el magma escupido por las bocas del volcán. Mandemos un mensaje a los palmeros, NO ESTAIS SOLOS, ESTAMOS CON VOSOTROS… la pesadilla pasará. Septiembre es un mes 9, según la numerología, es el cierre de etapas para abrirse a los cambios y a lo nuevo.

Es un mes que nos ayuda a limpiar y a darnos claridad en nuestra vida,  es cerrar un ciclo y abrir otro. Es la transición hacia nuevos proyectos... Es el momento de renovación,  salir transformados de la metamorfosis.