Las Arribes al día

Gran triunfo de Mario Navas con Fabio Jiménez y Daniel Medina en Pereña de la Ribera

Los tres alumnos de la Escuela de Tauromaquia de SAlamanca salieron a hombros del coso ribereño tras sus excelentes actuaciones en un festejo que registró un tercio del aforo

Fabio Jiiménez, Daniuel Medina y Mario Navas saliendo a hombros de la plaza de Pereña / CORRAL

Excelente novillada la que hatenido lugar la tarde de este primer sábado de septiembre en Pereña de la Ribera, festejo celebrado con motivo de las fiestas patronales de la localidad y en la que se lidiaron seis novillos, dos de Valrubio, primero y quinto, y los cuatro restantes de Valdeflores, y entre ellos tres de vuelta al ruedo, aunque pudieron ser cuatro si el presidente no se olvida que tenía un pañuelo azul en el bolsillo durante el segundo de la tarde, primero del hierro de Valdelfores.

Abría plaza Fabio Jiménez con el primer novillo de Valrubio, el más complicado de la tarde, pero dentro del ‘estandar’ Valrubio, si bien resultó incomodo al novillero por su ‘calamocheo’ a la salida de la muleta, aunque novillo y novillero fueron de menos a más conformé avanzó la faena de muleta, que concluyó con unas manoletinas muy ajustadas. Solo los aceros impidieron que el alfareño tocase pelo. En su segundo, cuarto de la tarde y del hierro de Valdeflores, el riojano recibió a la verónica y tuvo en el quite por chicuelinas a Fabio Jiménez, rematando de media. Fabio Jiménez comenzaba la faena de muleta con unos trincherazos por abajo muy toreros y para decirle al de Valdeflores quien mandaba en la plaza. Toreó bien con ambas manos, mejor por el pitón izquierdo, y estuvo aseado. Mató de una estocada ligeramente desprendida, lo que le valieron dos orejas y la vuelta al ruedo para el de Gejuelo del Barro.

Mario Navas venía con ganas a Pereña de la Ribera, lo demostró de principio a fin, por lo que su triunfo era irremediable. En su primero, segundo de la tarde, puro ‘estandar’ Valdeflores’ melocotón, bravo y repetidor, un mozo que mereció la vuelta al ruedo, aunque quizá tenía como hándicap no ser el más bonito de cara, sin peligro. Navas estuvo bien con el capote y tuvo un buen quite por chicuelinas de Daniel Medina. Con la muleta toreó bien con ambas manos ante un novillo noble y repetidor al que solo había que enseñarle la muleta para que arrancase la embestida, por el derecho metía la cara hasta tocar la arena. Realizó un mete-saca tras ver la dirección de la espada y mató de segunda estocada, bien colocada para desorejar al de Valdeflores. En el quinto de la tarde, tuvo al segundo de Valrubio, bravo y que se empleó desde el principio, tanto que se acalambró de las manos y de lo que le costó recuperarse. Pero gracias a la paciencia del novillero, que había visto su calidad antes de brindárselo al propio ganadero, y a una excelente lidia, sin obligarlo en exceso y con espacio entre series de tres, el novillo se dejó dar algunos de los muletazos más templados de la tarde. Y ese empeño y paciencia del torero para lograr del de Valrubio lo mejor que llevaba dentro, le valió el único rabo de la tarde.

Daniel Medina tuvo a dos excelentes novillos de Valdeflores, ambos premiados con vuelta al ruedo, sin embargo el vallisoletano dio la impresión de no encontrarse a gusto en Pereña. Le tocaba el tercero de la tarde, castaño, el más bonito del festejo y con más trapío, noble, bravo y repetidor, que se fue al desolladero con gas dentro. Daniel Medina lo toreó bien a la verónica y logró varias series de mérito por ambos pitones, aunque el vallisoletano no llegó a acoplarse por completo al de Gejuelo del Barro. Mató de una estocada ligeramente tendida y el presidente le concedió una oreja. En el que cerraba plaza, Daniel Medina estuvo de nuevo cumplidor, pero sin más, en un novillo que tenía mucho más dentro de lo que le sacó. Nuevamente, faena corta por aquello de que lo bueno y breve dos veces bueno, porque el vallisoletano toreó bien con ambas manos y llegó a los tendidos. Realizó un mete-saca tras ver la dirección errónea del estoque y mató de segunda estocada bien colocada. El presidente le concedió una oreja y accedió a otra a petición del público.

Buena tarde de toros en Pereña de la Ribera, que este año en lugar de dos novilladas de cuatro novillos en sus fiestas, ha sido una pero con seis buenos novillos de Valdeflores y Valrubio, y tres novilleros de la Escuela de Tauromaquia de Salamanca, que prometen.

Ficha del festejo
Novillada sin picadores
Fabio Jiménez: silencio y dos orejas.
Mario Navas: dos orejas y dos orejas y rabo.
Daniel Medina: una oreja y dos orejas.
 
Ganaderías
Valrubio: 1º y 5º, ambos aplaudidos en el arrastre.
Valdeflores: 2º aplaudido en el arrastre; 3º, 4º y 6º vuelta al ruedo   
 
Plaza
Un tercio del aforo, unas 500 personas.
Tarde soleada y festiva.