Salamaq acoge una exhibición de la Unidad Canina de la Policía Local y el proyecto ‘VioCan’

A la exhibición ha acudido la concejala de Bienestar Animal y se han hecho diferentes demostraciones y ejercicios de obediencia
Exhibición del trabajo de los perros que forman parte del proyecto "VioCan" en Salamaq. Fotos: Vanesa Martins"

La Unidad Canina de la Policía Local y el proyecto ‘VioCan’ han llevado a cabo una exhibición en la primera jornada de Salamaq. A la exhibición ha acudido la concejala responsable de la Oficina de Bienestar Animal, Ana Suárez.

El público que ha podido acudir (se podía entrar hasta completar aforo Covid-19) ha sido testigo de la labor de esta unidad en las diferentes situaciones que se pueden encontrar.

Por un lado la Unidad Canina de la Policía Local, que actualmente está compuesta por tres guías caninos y cuatro perros, ha hecho diferentes demostraciones de situaciones que se encuentran a diario. Por su parte, el equipo Voican ha llevado a cabo diferentes trucos y ejercicios de obediencia.

Proyecto VioCan

VioCan es un proyecto de terapia con perros dirigido a mujeres víctimas de violencia de género que residen en Salamanca, que es coordinado por las concejalías de Familia e Igualdad de Oportunidades y de Protección Ciudadana, representadas por Ana Suárez y Fernando Carabias, respectivamente. 


El proyecto, puesto en marcha en el año 2017, busca apoyar el proceso rehabilitador de las mujeres víctimas de violencia de género con las que se trabaja en el Centro de Información y Asesoramiento a la Mujer (CIAM), a través de un innovador programa de terapia con animales, en este caso un perro, con el objetivo de contribuir a la reconstrucción de la personalidad de estas mujeres. Esta iniciativa hace converger la intervención psicológica, desarrollada por parte de las psicólogas del CIAM, y el adiestramiento de cada perro, por parte de los integrantes de la Unidad canina de la Policía Local. 

Sobre el proyecto Vio Can y su exhibición en la feria Salamaq 2021, Ana Suárez ha manifestado que “iniciamos este proyecto en el año 2017 con una mujer. Hoy son ya cinco las mujeres víctimas de violencia de género que participan en él y es impactante oírlas hablar de cómo el perro que ha llegado a sus vidas ha conseguido que volvieran a sonreír. Con ellos salen a la calle, establecen relaciones con otras personas con perro, se sienten seguras, querida... En definitiva, los efectos normales de contar con un perro en la familia, pero que en el caso de las mujeres víctimas de violencia de género resultan sanadores”.