Conocer Pinhel en los días de fiesta de la Ciudad-Halcón

El Centro Interpretativo del Castillo y el Territorio, el Parque da Trincheira o la Gran Ruta del Valle del Côa, atractivos para descubrir o revisitar la cercana localidad portuguesa

Panorámica de Pinhel desde el Parque da Trincheira

La cercana ciudad portuguesa de Pinhel celebra, del 21 al 25 de agosto, sus fiestas locales con actividades culturales y deportivas, aunque adaptadas y limitadas por la pandemia. Entre los eventos programados, destaca el concierto de António Zambujo la noche del 25, gratuito y al aire libre.

La conmemoración de los 251 años de la elevación de la entonces villa de Pinhel a ciudad, ocurrida el 25 de agosto de 1770, motivó que fuese ésta la fecha elegida para celebrar anualmente las fiestas grandes de la localidad.

Pinhel, pequeña ciudad de 3.500 habitantes, 40 kilómetros al noroeste del paso fronterizo de Fuentes de Oñoro, se sitúa en un altiplano a unos 700 metros de altitud, en la margen izquierda del río Côa. Como otras tierras de frontera, su centro histórico se despliega alrededor de los restos de su antiguo recinto amurallado, en el que se mantienen, altivas, las dos torres del homenaje, situadas frente a frente: la Torre Sur y la Torre Manuelina.

Su silueta llama al visitante a conocer, en primer lugar, esta parte alta de la ciudad. En esta zona va ser inaugurado, aprovechando el festivo local, el Centro Interpretativo del Castillo y los Territorios de Pinhel, un proyecto que pretende hacer la visita hasta lo alto de las dos torres más completa, integrándola en la explicación de todo el territorio, mediante una propuesta expositiva y museológica, según explica la cámara municipal. 

Continuando el paseo descendiente hasta las calles principales del casco urbano, comprobaremos que estamos caminando por una típica villa beirã. Su patrimonio arquitectónico es notable para el tamaño de la población, con muchos edificios nobles. Callejeando nos depararemos con casas solariegas de los siglos XVII y XVIII, de fachadas blasonadas, que hablan de la importancia de Pinhel en otro tiempo, cuando era cabeza de partido judicial.

El relevante papel religioso que la localidad tuvo en el pasado se refleja en la abundancia de iglesias, capillas y antiguos conventos. El que fuera Palacio Episcopal acoge hoy la Casa de Cultura y la exposición permanente del pintor e ilustrador José Manuel Soares, en el museo que lleva su nombre; una obra a través de la cual descubrir la historia lejana y cercana de Portugal, los paisajes rurales y la vida social del siglo pasado.

El Parque Municipal da Trincheira, en el centro de la población, admite un paseo sosegado a la sombra de los altos pinos, pedir un deseo en la Fonte dos Namorados o sentarse a contemplar una de las mejores panorámicas de la ciudad. En este jardín poco domesticado hallaremos un cañón del siglo XV, que aquí llaman “bombarda” y es la verdadera protagonista de este espacio verde urbano. Es significativa por la escasez con que se encuentran ya estas piezas de artillería a nivel mundial.

La Ciudad-Halcón en el paisaje

El halcón, el pino y el conejo son las tres figuras preponderantes en la simbología de Pinhel. Todos ellos abundaban por estas tierras altas de la Beira.

Encontramos la figura del halcón (falcão) por todas partes. Este animal es protagonista de muchas leyendas locales y ha sido adoptado como emblema de la ciudad, por representar la majestuosidad, la nobleza y el alto vuelo, cualidades que la ciudad desea asumir para sí, siendo ya conocida como ‘Cidade Falcão’.

En esta región ribacudana, el río Côa marca el paisaje, dejando puentes y atravesando concejos. La Gran Ruta del Valle del Côa, de 196 km, puede ser recorrida a pie, a caballo o en bicicleta, siguiendo el curso del río, de sur a norte, o a la inversa.


En el concejo de Pinhel, la ruta pasa por Cidadelhe, una pequeña aldea de granito ubicada en una cima rocosa. La Casa-Fuerte de Cidadelhe custodia el Palio, una valiosa pieza religiosa de terciopelo datada de 1707.

Por Pinhel pasa el Camino de Santiago de Torres Villarroel, que parte de la Universidad de Salamanca dirigiéndose hacia el noroeste, atravesando Pinhel, Trancoso y adentrándose en el valle del Douro por Lamego.

A pesar de la altitud, se sabe que en esta zona se cultiva la vid desde hace siglos. Hoy en día Pinhel es sinónimo de buen vino, pues se han mejorado las técnicas agrícolas y de vinificación. Sus viñedos forman parte de la D.O. Beira Interior y se preparan ya para la inminente temporada de vendimia.

El vino y las cavacas de Pinhel, la miel, el aceite y los frutos secos, son los principales productos endógenos de este lugar, que se pueden encontrar en la tienda aneja a la Oficina de Turismo, ubicada en un edificio solariego en la plaza Sacadura Cabral, la misma donde se encuentra el Pelourinho.

António Zambujo en Pinhel

Las fiestas de la Ciudad-Halcón comienzan este fin de semana acogiendo el Campeonato de Portugal y la Copa Internacional de DRIFT durante el sábado 21 y el domingo 22.

En la programación destaca la Noche de Fados del lunes 23 y el musical “O Falcão d´El Rei el martes por la noche, que cuenta hechos históricos del territorio a partir del libreto del escritor local José Pereira da Graça, en versión musical creada por la Academia de Música de Pinhel.

Con todo, el concierto de António Zambujo la noche del miércoles 25, promete ser uno de los momentos altos del programa de festejos. El aforo estará controlado y limitado. El concierto está previsto para las 21:30 (hora portuguesa), es gratuito, no es necesario recoger previamente la entrada, sino que el espacio se irá llenando por riguroso orden de llegada hasta completar aforo, señala la organización. 

Una oportunidad de escuchar en directo los temas más sonados del cantante y compositor, como “Pica do 7” o “Do Avesso”, así como los de su último álbum, “Voz e Violão”. António Zambujo hace mucho que se convirtió en una de las figuras más elogiadas y aplaudidas del panorama musical portugués.

El concierto será al aire libre en el Largo dos Combatentes, en la plaza donde se ubica la Bodega Cooperativa de Pinhel.

Desde Salamanca capital a Pinhel hay unos 155 km, accediendo por la A-62 hasta Vilar Formoso, y de ahí hasta Almeida, donde tomaremos el desvío hacia Pinhel. No es necesario entrar en la A25 ni pagar telepeajes.