Ciudad Rodrigo al día

 

El antiguo ‘Cine de los Niños’ revive en el Palacio de Los Águila

Se trata del primer proyecto conjunto que acometen el Centro de Estudios Mirobrigenses y el Centro de Estudios Bejaranos

El cine se ha hecho también un hueco en el Palacio de Los Águila de Ciudad Rodrigo mediante una exposición inaugurada en la mañana del jueves en su primera planta que se podrá contemplar hasta finales de año. La muestra se titula NIC – El cine de nuestros abuelos, y recoge cómo era el antiguo ‘Cine de los Niños’, según era definido en los carteles promocionales este proyector inventado por una familia catalana en 1931 (los hermanos Tomás y José María Nicolau Griñó), que tuvo su auge durante la posguerra.

Precisamente, este aparato llamado NIC, “revolucionó el cine infantil”, siendo “de lo poco que exportó España durante la posguerra” (hasta 10 millones de proyectores por todo el mundo), según explicó durante la inauguración Antonio Sánchez Sánchez, dueño de todo lo expuesto. El propio Antonio Sánchez se encargó de mostrar a los presentes cómo eran este tipo de ‘proyectores con manivela’, que permitían ver proyectado en una pared (y posteriormente incluso en el propio aparato mediante un cristal) el contenido de unas tiras de papel de un metro de largo y 10 centímetros de ancho.

El propietario de la muestra explicó asimismo que era un cine “en dos tiempos”, ya que esas tiras tenían una hilera de imágenes en su línea superior, y otra hilera en su inferior, que al irlas combinando, parecía que había un movimiento de los personajes dibujados (la carencia de la posguerra redujo la anchura de las tiras a 5 centímetros, recuperando posteriormente la anchura original). Estos proyectores, que “revolucionaron el cine infantil”, estuvieron funcionando hasta el año 1974, realizándose en el año 2003 una edición limitada de una versión moderna  de los mismos.


El material expuesto en Ciudad Rodrigo forma parte de la exposición De AluCine de la linterna mágica al Cinexin que se incluye dentro de la colección de Antonio Sánchez Sánchez en el Archivo Fotográfico y Documental de Béjar. Precisamente, esta muestra ha llegado a Ciudad Rodrigo de la mano del Centro Estudios Bejaranos, que se la ofreció al Centro de Estudios Mirobrigenses, dando el visto bueno la entidad de la que éste depende, el Ayuntamiento mirobrigense.

En este sentido, el presidente del CEM, José Ignacio Martín Benito, y la presidenta del CEB, Josefa Montero, explicaron que se trataba del “primer acto conjunto de ambas entidades”, que ya intentaron tener una actividad conjunta en marzo de 2020, pero el estallido de la pandemia lo impidió. Ahora, “hay que devolverle la visita al CEB”, según expresó José Ignacio Martín Benito, quién subrayó la importancia de “estrechar lazos”.

En la misma línea, el alcalde Marcos Iglesias incidió en “la relación entre los dos centros y las dos ciudades”, recordando que están hermanadas y que “somos las dos ciudades más importantes de la provincia” y “de las más importantes de Castilla y León”. De igual modo, quiso destacar la “labor que hacen por los territorios los centros de estudios locales”.