Ciudad Rodrigo al día

 

“La final olímpica es el sueño de todo deportista, y vivirla dos veces es un privilegio”

Ciudad Rodrigo Al Día charla en Peñaparda con la subcampeona olímpica de waterpolo Laura Ester Ramos

Laura Ester luciendo la medalla olímpica en Peñaparda | Fotos: Adrián Martín

La Selección Española Femenina de Waterpolo ha ampliado su leyenda consiguiendo una nueva medalla olímpica, que une a su impresionante colección de preseas de la última década. Dentro de esa Selección, una de sus figuras indiscutibles es su guardameta, Laura Ester Ramos, que en su retiro veraniego en Peñaparda, lugar del cual desciende, y al que vuelve todos los veranos, atiende a Ciudad Rodrigo Al Día para hablar de los recientes Juegos Olímpicos, de su exitosa trayectoria, del waterpolo en general, y de la vida en su Club, el Club Natació Sabadell.

-En líneas generales, ¿qué valoración hacéis del torneo olímpico?

-Ha sido un campeonato muy bueno. Es verdad que la final no la supimos disputar, pero si nos quedamos con el global creo que ha sido un campeonato muy bonito, tanto de jugarlo como de verlo. Ha habido mucha gente que nos ha escrito diciendo que ha vibrado con nosotras, que ha disfrutado, que se ha emocionado, y al final eso es lo bonito del deporte.

-En torno a la final olímpica, teníais un equipo mitad veteranas, mitad novatas en esas lides. En tu caso que ya eres veterana, ¿cómo se vive el volver a una final olímpica?

-Me siento una privilegiada, y me sentí afortunada de poder volver a disputar una final olímpica. Es el sueño de todo deportista y vivirlo dos veces es un privilegio, las cosas como son. Me siento una afortunada de haber estado en el equipo de Londres, y de poder estar en este equipo, aportando mi granito de arena para seguir haciendo historia de España, del waterpolo y de todo en general. Es algo muy bonito que desgraciadamente no lo pudimos disfrutar como nos hubiese gustado, pero quedará por siempre.

-Leí unas declaraciones tuyas sobre que el día antes de la final olímpica de Londres no pudiste dormir. Esta final, como ya era la segunda vez, ¿cómo la afrontasteis? ¿con los mismos nervios o ya menos por ser una segunda vez?

-Al final los nervios siempre están ahí, es una final de unos Juegos y lo quieres vivir todo al máximo; lo quieres disfrutar porque no sabes si va a haber una segunda vez, o en este caso una tercera, nunca se sabe lo que puede pasar. Entonces era como ‘disfrutemos de cada momento hasta llegar a esa final porque posiblemente no se va a volver a repetir’.

-Lo que se ve desde fuera es que el waterpolo femenino es una de las competiciones más igualadas, un día puede ganar Hungría, otro Países Bajos,...

-Es lo bonito de este deporte. Posiblemente sí que hay un claro favorito, Estados Unidos, pero bueno, se vio que en la fase de grupos Hungría les ganó, y que en semifinales Rusia les puso las cosas difíciles. Se está viendo que cada vez se está igualando todo mucho más, que se decide por pocos detalles, y que si en un partido haces algún error te puede jugar una mala pasada y perder el partido.

-Sí es curioso dentro de esa igualdad máxima que le tenéis cogida la medida a Hungría [le volvieron a ganar en semifinales].

-Es verdad que se nos puede dar bien Hungría, y quizás ya es un poco de cabeza de ellas, porque si miras todas las semifinales son unas cuantas que le llevamos ganando, pero se ha demostrado que es un gran equipo que luego consiguió el bronce, que no es un partido fácil de jugar, porque vienes de perder una semifinal y es complicado. Pero, sí, es un gran equipo que posiblemente podamos decir que se nos da bien, aunque también ellas nos han ganado en varios partidos.

-En torno a esa dificultad de luchar por el bronce, quizás fue lo que le pasó a la Selección Española Masculina, que notó en ese partido haber perdido la semifinal...

-Así es, a los chicos les jugó una mala pasada esa semifinal. Recuerdo que lo estuvimos viendo allí en el piso, en la Villa Olímpica, y nosotras mismas nos quedamos fastidiadas al ver esa semifinal, porque llevaban unos Juegos Olímpicos muy buenos, y en la semifinal jugaron increíble, pero se escapó por pequeños detalles. Si nosotras nos quedamos fastidiadas, me imagino que ellos aún más. Fue duro, y yo creo que el partido del bronce no lo supieron jugar.

-En cualquier caso, exitazo de un deporte como el waterpolo que meta los dos equipos en semifinales...

-Sí, ha sido histórico que los dos equipos estuviésemos en semifinales. Sí que nos hubiera gustado estar los dos en la final, eso hubiese sido increíble, pero se está demostrando el nivel del waterpolo español.

-¿Es casi una especie de ‘milagro’ meter los dos equipos en semifinales?

-Sí es verdad que en el waterpolo a nivel español hay muy pocas licencias comparados con otros países, donde el waterpolo es casi deporte nacional, como los balcánicos, con mucha más tradición, y en España muy pocas veces se habla de waterpolo.  Pero bueno, poco a poco estamos consiguiendo que la gente lo vaya conociendo, y que los niños se vayan animando a practicarlo.

-Desde otras selecciones como balonmano o baloncesto, viendo sus resultados y los vuestros, ¿hay un poco de ‘envidia sana’?

-Lo bonito de los Juegos es que todos los deportes nos mezclamos entre todos, nos alegramos por las victorias mutuas, y al final hay muchos deportistas que llevamos durante años viéndonos, son varias Olimpiadas coincidiendo, y al final creas esa amistad y ese vínculo. Tú sabes lo que significa estar en unos Juegos, lo que has luchado para estar allí, y lo que significa ganar una medalla, y te alegras por tus compañeros porque sabes lo difícil que es estar allí. No es envidia ni mucho menos, entre todos nos animamos, nos felicitamos y es un poco lo bonito y lo especial de los Juegos.

-En vuestro caso venís estando verano tras verano ahí arriba cosechando medallas,  siendo ya casi una ‘costumbre’. ¿Cómo lo vivís vosotras, que sois los protagonistas, que todos los veranos estéis ahí sí o sí?

-No somos conscientes; una vez dejemos el waterpolo seremos más conscientes de todo lo que hemos ido consiguiendo a lo largo de estos años. Nosotras a día de hoy lo que hacemos es entrenar cada día para el día de la competición estar lo mejor posible y poder aspirar a lo más alto. Sí que es verdad que hemos malacostumbrado a la gente, porque parece fácil, pero no hay nada fácil, y se ha demostrado que cada vez está todo más igualado; cada vez es más difícil seguir ahí arriba, pero nosotras seguiremos luchando para intentar estar lo más arriba.


-¿Qué papel juega el seleccionador, Miki Oca?

-Es muy importante el cohesionar al equipo, que las nuevas que vienen se sientan como una más. Miki nos ha inculcado eso, que tenemos que ser una gran familia, y estar juntas, ser un equipo, y siempre consigue que tengamos muy claros los objetivos y que luchemos y vayamos a por ellos.

-Debido al coronavirus, ¿cómo ha sido la convivencia en la Villa Olímpica? ¿ha podido haber trato con otras selecciones o habéis tenido que estar más en ‘burbujas’?

-Sobre todo los primeros días era un poco intentar no pasear por la Villa, no juntarnos con más gente, porque al principio era cuando podía haber más peligro de que la gente viniese contagiada. Ha sido un poco diferente a otros años, pero por suerte era como una medio burbuja en la que hemos podido disfrutar de la Villa y podías ir a pasear tranquilamente, aunque siempre con mascarilla.

-¿Qué tal ha sido la vida en la Villa Olímpica en esta edición?

-Es bonito el poder bajar del edificio, ir al comedor, e irte encontrando a deportistas que sueles ver por la tele. Te los encuentras allí, te saludas con ellos, les preguntas y te preguntan qué tal, os deseáis suerte, y eso es lo que hace especial a unos Juegos: aparte de lo que conlleva por sí, la convivencia con otros deportistas.

-No fuisteis a la Ceremonia de Apertura, ¿estuvisteis en la Clausura?

-En la Apertura podíamos haber estado, pero como este año en el waterpolo era un 12+1, que una se tenía que quedar en la grada [el jugador reserva de los equipos ha estado ‘apartado’ del resto], entonces no podíamos ir todas. Además había una lesionada que no podía ir, y a última hora decidimos que si no podíamos ir todas, que no íbamos, y que nos quedábamos en la Villa, y allí nos pusimos nuestro vestido de la Apertura para hacernos fotos. Como al día siguiente también empezábamos a jugar, fue como ‘nos quedamos aquí tranquilamente, y lo vemos desde la tele’. Además iba a ser una ceremonia un poco diferente a la de otros años. Y a la Clausura al final tampoco fuimos, nos quedamos en la Villa tranquilamente porque al día siguiente volvíamos para casa.

-He leído a deportistas que han tenido que hacer pruebas de coronavirus diarias, y que tenían un poco de tensión por saber los resultados, por si eran positivos o no. ¿Cómo lo habéis llevado vosotras?

-A todos los deportistas nos hacían cada día el control de PCR, y cada día sabías si eras positivo o negativo. Es verdad que no pensábamos mucho: hacíamos el test, y era como ‘si no nos dicen nada, pues ya está’; no estabas pensando a ver cuándo dicen el resultado. Entonces seguíamos nuestra rutina y nuestra vida normal. La verdad es que hemos tenido suerte, todo ha estado muy bien controlado: ha sido como una gran burbuja, y no ha habido demasiados positivos; los que hubo fue al principio, y era de la gente que ya venía con la enfermedad. Una vez estando allí, no ha habido ningún problema.

-A pesar de la ausencia de público, ¿hay algo de estos Juegos, desde tu punto de vista que ya tienes experiencia de tres ediciones, en los que hayan sido mejores que los anteriores?

-Por el momento que estamos viviendo, una pandemia a nivel mundial, el nivel organizativo ha sido muy bueno. Al final es Japón, y yo creo que los voluntarios y la organización han estado a la altura de estos Juegos. Sí que es verdad que ha dado pena, porque si hubiese sido todo normal, hubiesen sido espectaculares, porque los japoneses si tienen una cosa es que en tema organización son increíbles, son muy metódicos, todo tiene que salir perfecto, y hubiesen sido mucho más espectaculares de lo que han sido. Pero somos afortunados de haber podido vivir esto y yo me quedo con eso.

-Desde fuera se observa que la Liga Femenina en España tiene también cada vez más igualdad. ¿Lo veis así?

-Sí, hace 2-3 años hubo muchas jugadoras del Sabadell que se fueron a otros clubes, y eso ha hecho que se igualase mucho más. Ahora hay más clubes apostando por el waterpolo femenino; antes solo era el Sabadell, y ahora ya hay 4-5 que cada vez están apostando más. Y eso es bueno para el waterpolo, que no solo haya un club, sino que haya varios, y que la Liga sea mucho más igualada, que tengamos partidos mucho más interesantes y reñidos, porque eso hace que el waterpolo sea mucho más atractivo y que luego a nivel internacional cuando tengamos partidos igualados ya sepamos jugarlos, porque durante el año hemos estado viviendo eso.

-Aquí en España el waterpolo ha estado muy concentrado históricamente en Cataluña, ¿veis a raíz de vuestros éxitos que se esté expandiendo por España, que esté creciendo en otros sitios?

-Sí, al final antes prácticamente sólo había clubes en Madrid y en Cataluña, y ahora cada vez hay más en otros sitios. Hay muchos niños que están empezando en diferentes comunidades autónomas, creo que en prácticamente todas, lo que se ve en los campeonatos de España infantiles, que son por comunidades y cada vez hay muchas más participando. Y es lo bonito, que no sólo se centre en dos comunidades, sino que sea en toda España; que vaya creciendo el deporte y que todos los niños pueden practicarlo hayan nacido donde hayan nacido.

-Hablabas antes de la igualdad en España que os venía bien para Europa. El reto como Club es volver a intentar estar ahí arriba...

-Sí, sabemos que en Europa siempre es mucho más complicado, que los equipos también cada año apuestan más y se van reforzando más, pero cada año intentamos luchar por estar ahí arriba. Este año hemos jugado la Final Four de la Copa LEN [la 2ª competición continental], no de la Copa de Europa, pero es un éxito estar todos los años entre los 8 mejores clubes de Europa.

-¿Os ha dicho algo ya Miki Oca del año que viene, que será muy intenso con Mundial en mayo y Europeo en verano?

-De momento no, ahora ha sido un poco como ‘disfrutad de las vacaciones, desconectad’. El año que viene será duro, complicado, pero bueno, en septiembre ya pensaremos en él.