Ciudad Rodrigo al día

 

Condenado a pagar 15.000€ por insultar en redes sociales a tres guardias civiles de Ciudad Rodrigo

El individuo ha sido condenado también a publicar el fallo judicial en sus redes sociales

Un individuo ha sido condenado a pagar 15.000€ en concepto de indemnización por haber insultado en sus redes sociales a tres agentes de la Guardia Civil de Ciudad Rodrigo, según ha dado a conocer la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), que se ha mostrado muy satisfecha por la sentencia, la cual han llegado a definir también desde el Cuartel mirobrigense como “histórica”, ya que más de uno se andará con mucho cuidado a partir de ahora con lo que dice y escribe sobre este Cuerpo.

Según ha dado a conocer la citada Asociación Española de Guardias Civiles (que es quién ha llevado el caso en los tribunales), los hechos tuvieron lugar de forma previa al estallido en la pandemia, en febrero de 2020, cuando el individuo realizó una publicación en su perfil en la red social Facebook en la que atacaba a tres agentes, sin dar nombres concretos, pero mencionando ciertos datos de ellos a partir de los cuales se podía saber quiénes eran, según explica la AEGC.

Los hechos fueron puestos en conocimiento de la justicia, resolviendo el Juzgado de 1ª Instancia Nº1 de Ciudad Rodrigo que está “debidamente acreditado que las expresiones indicadas en la demanda atentan contra el derecho al honor y a la propia imagen”, de ahí que se vea “evidente el daño público y el descrédito” hacia los agentes con un mensaje con “ánimo difamatorio y ofensivo” (por ejemplo, a uno de los agentes le llamaba ‘bastardo’ además de decir que consumía drogas).


De este modo, la justicia ha condenado al individuo a pagar 6.000€ a dos de los agentes y 3.000€ al tercero en concepto de indemnización (15.000€ en total), además de por supuesto borrar los mensajes de su perfil de Facebook y pagar las costas del juicio (se estima que unos 2.000€). De igual modo, el individuo deberá difundir en su perfil en Facebook la sentencia (a última hora de la mañana del lunes todavía no lo había hecho), que la AEGC define como “muy positiva”, ya que pone de manifiesto que “el derecho al honor del individuo no puede estar subyugado por el de la libertad de expresión”.