Pompeu Martins: breve apunte poético y pictórico tras su paso por Castelo Branco

El editor Joao Artur Pinto junto a los poetas Artur Coimbra, A. P. Alencart y Pompeu Martins, en Castelo Branco (foto de Cristina Vale)

Seré breve, pues breve (e intenso) es lo que anota en su diario Pompeu Martins, entrañable poeta lusitano, con quien me volví a encontrar, físicamente, durante el II ENCUENTRO ROIZ (LUGARES DE POESÍA), celebrado el 23 y 24 de julio en la ciudad lusitana de Castelo Branco. La relación o vínculo espiritual con él se ha mantenido desde hace dos años, cuando nos conocimos allí mismo, en estos encuentros bienales que, felizmente, organiza la Junta de Freguesia de Castelo Branco, presidida por Leopoldo Rodrigues.

 

Y bien digo espiritual, pues parte de su finísima poesía tiene anclajes cristianos, lo cual no pretende ocultar, y eso ya es motivo de elogio. Y más si muestra la calidad que tiene. Aquí lo anotado por Pompeu en la ciudad de Amato Lusitano:

 

 

Pousa a palavra

e na sua sombra descansa

a lonjura.

Um dia virá em que o teu corpo

só entende essa língua

para seguir

e despedir-se de tudo

como se estivesse a nascer

 

 

Posa la palabra

y a su sombra descansa

la lejanía.

Llegará un día en que tu cuerpo

solo entenderá ese idioma

para continuar

y despedirse de todo

como si estuviese naciendo

 

Simple traducción mía, como ofrenda a este poeta llegado desde Fafe, allí por norte del país. Pero el poeta también realiza bocetos, y por ello denomina a sus cuadernos como ‘Diarios gráficos’. Aquí un apunte del Jardín del Palacio,

Vayan los abrazos y los afectos para Pompeu Martins. (A. P. A.)