Unicaja Banco mejora su beneficio neto un 15% en el primer semestre hasta 70 millones de euros

Aumenta su solvencia hasta el 19,2% de CET1 tras la autorización para aplicar modelos IRB
Oficina de Unicaja Banco

El Grupo Unicaja Banco ha obtenido un beneficio neto de 70 millones de euros en el primer semestre del presente ejercicio, lo que supone un aumento del 15% respecto a junio de 2020, y dicho resultado se produce a pesar de las nuevas dotaciones extraordinarias realizadas por la situación COVID-19, en un semestre en el que la entidad ha reforzado su ratio de solvencia CET-1 en 3,3 puntos porcentuales (p.p.) hasta el 19,2% y la de capital total en 3,7 p.p. hasta el 21,0%. Este aumento en el nivel de solvencia se produce tras recibir con anterioridad al cierre de junio la autorización por parte de las autoridades supervisoras, que le permite aplicar modelos internos A-IRB en la determinación de los requerimientos de capital regulatorio.

Este incremento sustancial de las ratios de capital, junto con los 236 millones de euros de dotaciones extraordinarias realizadas desde el inicio de la pandemia, que han permitido mejorar las coberturas 8,1 puntos porcentuales, son una parte relevante de la trayectoria con la que Unicaja Banco ha afrontado una etapa marcada por la incidencia de la crisis sanitaria, y que se resume en una situación de enorme fortaleza para abordar la esperada recuperación económica y la integración de Liberbank.

Adicionalmente a la mejora del capital, las principales claves de los resultados de Unicaja Banco en el primer semestre han sido: i) la mejora de la rentabilidad del negocio básico; ii) el crecimiento de la actividad de negocio; iii) la reducción continuada de los gastos de explotación; iv) la disminución de los activos no productivos, reforzando los altos niveles de coberturas, y v) las elevadas ratios de liquidez que la entidad mantiene. 

Al incremento de los resultados  ha contribuido el que Unicaja Banco ha sido capaz de mejorar su margen básico (margen de intereses + comisiones) un 5,1% en relación con el mismo período del ejercicio anterior. Dicha mejora se produce tanto en el margen de intereses (+2,8%) como en los ingresos por comisiones (+10,6%). Por otro lado, la contención de costes sigue siendo uno de los pilares de la gestión del Banco, habiéndose reducido los gastos de explotación, en relación con el mismo período del ejercicio 2020, en 8 millones de euros (-2,7%). Todo ello ha llevado a la entidad a la mejora de su resultado básico (margen de intereses + comisiones - gastos de explotación) en un 27,3% en términos interanuales. 

Por otro lado, Unicaja Banco ha continuado reduciendo sus activos no productivos (NPAs) e incrementando al mismo tiempo el alto nivel de las coberturas en 4,4 puntos porcentuales en doce meses. Por último, la situación de liquidez continúa siendo holgada y manteniendo niveles elevados, situando la ratio Loan to Deposit (LTD) en el 64,2%, mientras que la aplicación de los modelos anteriormente indicada ha ampliado el exceso de capital total frente a los requerimientos SREP hasta los 1.664 millones de euros. 


La autorización a Unicaja Banco por parte de las autoridades supervisoras para la aplicación de modelos A-IRB responde a la solicitud realizada en enero de 2020 por Unicaja Banco sobre el cálculo del requerimiento de capital relativo al riesgo de crédito de determinadas carteras (minorista no pyme). Además, supone el primer hito de un camino que permitirá a Unicaja Banco solicitar la extensión de la aplicación de modelos internos a otras carteras y riesgos, optimizando de manera adicional su capital y la gestión de riesgos y pone de manifiesto también las capacidades de la entidad en el desarrollo de modelos internos y su aplicación en la gestión. Por último, la aplicación de dichos modelos permite al Grupo un incremento sustancial en sus ratios de capital, que, aplicando los modelos autorizados, sitúan la ratio CET-1 en el 19,2 % y la de capital total en el 21%, con un incremento de 3,3 p.p y 3,7 p.p. con respecto al mismo cierre de 2020.

Mejora de la rentabilidad del negocio 

El beneficio del semestre ha mejorado un 15% en relación con el mismo periodo del ejercicio anterior. La mejora de resultados se ha visto sustentada en la mejora de la aportación del negocio básico, la reducción de los costes de transformación y la reducción de las necesidades de saneamientos, a pesar de que Unicaja Banco ha continuado en el primer semestre fortaleciendo su buena posición de partida, realizando nuevas dotaciones extraordinarias por la situación COVID-19 (11 millones de euros en este segundo trimestre del ejercicio, para alcanzar 36 millones en 2021), orientadas a la cobertura adicional de los impactos que la evolución final de la pandemia pueda tener sobre su cartera de crédito. Con ello, el beneficio neto del semestre ha aumentado el 15% hasta 70 millones, y habría alcanzado sin las citadas provisiones extraordinarias 95 millones, lo que habría supuesto un ROE del 4,9%.

El primer factor que ha permitido la generación de resultados es la mejora del margen básico, que aumenta un 5,1% con respecto al mismo período de 2020.