Eficacia 

- Buenos días, señor Manuel.

- Buenos días prenda. Te veo cabizbajo y dubitativo, tal como si tuvieras una duda que no te permite conciliar el ser y el estar… ¿Es así?

- ¡Vaya! Como viene usted hoy con las pilas cargadas de ironía y leyendo entre líneas... pero tiene razón en lo de mi estado personal. Ello es consecuencia de que nuestro invitado José Quitián es merecedor de un trato especial hasta en el titular de la entrevista-. Qué bien podían ser ‘mesura’ (con moderación o comedimiento, moderado, modesto), o ‘empatía’ (uno de los elementos definitorios de lo que es el ser humano es nuestra capacidad de preocuparnos por los otros). Y si me apura usted un poco, podría “poner” también ‘eficacia’ (Virtud, actividad, fuerza y poder para obrar).

- Pues verdaderamente sí estás “enredado” con estas disquisiciones de buscar un titular adecuado; para resaltar las cualidades de un buen amigo… Y, ¿cuál eliges?

- Por favor… Ya que ha venido usted a la cita cotidiana, que adjunta la toma habitual de nuestro vermú con anchoas (que nuestro invitado de hoy, también elogia). “Para oficiar la ceremonia de ese vermú con anchoas, que los aquí presentes no ignoramos contiene el secreto de una torrencial inspiración”… ¿Por qué? no me ayuda usted en esta elección. No sin recordarle antes, qué José Quitián (Ver foto). Por cierto, tengo que resaltar que cuando me envió su foto personal, apostilla, “José Quitián frente a la Iglesia de las Calatravas, única en Madrid con un magnífico retablo de Churriguera) tiene mesura a raudales. Así mismo como empatía y eficacia de sobra en su habitual manera de andar por la vida… ¿Podemos consensuar?

- Y consensuamos el señor Manuel y yo. Habiéndonos ayudado mucho en la decisión final; unas líneas de la nota que nos envió respecto a su recorrido personal y profesional y su foto. Por ello, el titular será eficacia

- Debo confesar que a José Quitián es muy fácil el hacerle una entrevista-; pues te la “da” él ya “casi” hecha desde el principio, como ustedes pueden comprobar en lo que trascribo. Y eso… también es- ¡EFICACIA!

- “Nací en Alaraz (Salamanca). Cuando se afianza el otoño en los primeros días de noviembre, reinando Escorpio. Mi madrina (Viuda desde 1939, con 8 hijos) impuso mi nombre. José como su padre.

- Mis primeros estudios fueron en la Escuela del lugar. Recuerdo que desde allí contemplábamos cada año la llegada puntual de la cigüeña. El bachillerato y un poco más lo cursé con los dominicos de Valladolid, donde disfruté con las matemáticas, latín, griego, inglés y la música (polifónica y gregoriana).

- Mi primer trabajo fue en Madrid. Era una Empresa de importación de materias primas para la siderurgia. En Unisys, multinacional de la informática, en tareas financieras y jurídicas. Pero mi vocación frustada, fue el no haber sido-MAESTRO DE ESCUELA-. Soy leal con los amigos con quienes disfruto en reuniones periódicas; diseccionando el pasado, el presente y el futuro ante un vaso de buen vino. Creo en la bondad de las personas, soy confiado. Con esta actitud conseguí, en un viaje de trabajo a París, que cuando el cancerbero estaba echando el cierre a la Iglesia de Notre Dame… me abriera la puerta otra vez y me “diera” diez minutos para una fugaz visita”…

- ¡Eso también es eficacia!

- Sí, señor Manuel. Dígame… ¿Qué le parece hasta aquí, esto de nuestro amigo Quitián? Pues le aseguro a usted que tiene muchas más historias y sucedidos para contarnos.

- Pues que me quedo sin palabras; pero también contento por haber acertado con el titular eficacia.

- Pues se alegrará más cuando le diga que a usted le “mienta” con cariño es sus escritos: (Pues también escribe y muy bien): “El señor Manuel, a quien recuerdo todas las mañanas a la hora del –vermú-. Pues me asombra su sinceridad, su buen juicio crítico, su capacidad analítica, su lealtad”…  Por cierto, en su visita reciente de Quitián a la Parcela ‘La Cigüeña’ de Villaflores; me llevó como regalo apreciado un botella singular en forma y contenido del gran vermú de fama mundial Petroni (Ver foto).

- ¡Hombre señor Manuel! No se ponga usted a llorar ahora. Tome su vaso de vermú y brindemos hoy con este Petroni, extraordinario y sin miramientos, por nuestro amigo José Quitián, que habiendo nacido en Alaraz recaló un lejano día en el singular pueblo salmantino de El Cerro y es ahora un “cerrúo” apasionado.

- ¡Salud amigo!

- Tengo que decir para finalizar; respecto a esta entrevista Semblanza a José Quitián, que yo le estoy sumamente agradecido desde el día 25-8-2017 en que él Presentó… desde el balcón del Ayuntamiento de El Cerro el pregón en que anunciaba mi nombramiento como hijo adoptivo, nunca olvidaré sus últimas palabras… ¡Y ahí lo dejo!