Un millar de lugares por descubrir en la Sierra de Francia

Este verano, una buena opción es disfrutar del amplio abanico de posibilidades turísticas en las localidades serranas

Los ríos de la Sierra de Francia atesoran una gran belleza paisajística, como esta vista del puente de piedra de Sotoserrano sobre el río Alagón poco antes de unirse al río Cuerpo de Hombre | Kiko Robles

Verano para la Sierra de Francia. Una vez más la comarca abre sus puertas a los turistas de todo el mundo para que conozcan una de las comarcas con más carisma de toda la provincia. Al igual que el pasado año, la pandemia está marcando el ritmo de la recuperación turística, uno de los principales motores de esta comarca salmantina. Afortunadamente, la situación está lejos de ser igual a la del pasado año gracias a una buena campaña de vacunación. Esto se traduce en mejores condiciones para el turismo, que ve cómo los requisitos se vuelven menos estrictos y se alivian algunas medidas, como aumento del aforo en los establecimientos. 

Localidades con encanto
Si los visitantes buscan perderse en localidades de ensueño, la Sierra de Francia también es uno de los destinos más apropiados para ello, puesto que la comarca cuenta con nada menos que con seis conjuntos históricos: La Alberca, Mogarraz, San Martín del Castañar, Miranda del Castañar, Villanueva del Conde y Sequeros. La tradicional arquitectura rural serrana es solo la seña de identidad de poblaciones llenas de encanto y repletas de historia.
Los visitantes encontrarán en todas estas localidades grandes opciones turísticas, desde enclaves históricos como iglesias y castillos, o simplemente disfrutando de un paseo por sus intrincadas calles trazadas siglos atrás.

Además, las tradiciones de cada localidad marcan claramente las actividades cotidianas, haciéndo partícipes a los turistas. Un claro ejemplo de ello es el famoso cerdo de San Antón en  La Alberca, que una vez bendecido campa a sus anchas por las calles de la localidad para ser alimentado por todos los vecinos. Una vez llegada su hora, debidamente cebado, se organiza una rifa cuyas ganancias se destinan a fines solidarios. Un paseo por las calles medivales de La Alberca puede dar la oportunidad de conocer a este peculiar animal.

Enclave natural destacado

Si bien las localidades y sus atractivos son protagonistas indiscutibles, el entorno es lo que termina por convertir la comarca en algo realmente mágico. Al ser una zona montañosa de difícil acceso para la ganadería, la agricultura o la construcción de grandes núcleos de población, la naturaleza se ha mantenido más abundante que en otras zonas. Para proteger este patrimonio de fauna y flora se creó el Parque Natural Sierra de Francia/Las Batuecas, perteneciente a la Red de Espacios Naturales de Castilla y León. Conserva una naturaleza apenas alterada por el hombre. La enorme variedad de sus ecosistemas supone una flora muy diversa en función de las características de cada lugar, escasa en las zonas más altas y despejadas, de bosque atlántico en las laderas y de tipo mediterráneo en las zonas soleadas. La fauna es muy variada, ligada a esta complejidad de ecosistemas. En cuanto a las aves es habitual ver buitres, tanto leonados como negros, águila real, halcón peregrino, alimoche y búho real. Y la cigüeña negra, catalogada en peligro de extinción. Hay 11 parejas de cigüeña negra con nido y 26 parejas de águila real establecidas, que suponen un 2% de la población total española. Entre los mamíferos habitan el lince ibérico, la nutria, el corzo, el jabalí y la cabra montés.

Existen zonas de carácter comunitario, incluidas en la Red Natura 2000, como son las Zonas de Especial Protección de las Aves (ZEPAs) de las Sierras de Candelario, Quilamas, Batuecas-Sierra de Francia, y el río Alagón y sus afluentes, así como los Lugares de Interés Comunitario (LICs) de las Sierras de Candelario, Quilamas, Batuecas-Sierra de Francia, el río Alagón, el río Tormes y sus afluentes y el valle del río Cuerpo de Hombre. Otra figura de protección es la correspondiente a la Zona de Importancia para la Conservación de la Cigüeña Negra, que ocupa gran parte del territorio de la Reserva de la Biosfera y que cuenta además con 11 zonas declaradas como Área Crítica de Cigüeña Negra. 

Hay que recordar que, tanto la Sierra de Francia como la de Béjar, fueron declaradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2006, para un total de 85 municipios y casi 200.000 hectáreas de terreno para ambas zonas. Esta figura permite la protección de la biodiversidad, busca el desarrollo económico de los habitantes y también promueve la cultura y educación sobre el medio ambiente, aprovechando sus posibilidades con respeto y sostenibilidad.

Lugares de interés
Son numerosas las rutas senderistas que atraviesan toda la Sierra de Francia, con numerosos enclaves destacados, desde la propia Peña de Francia, con el santuario en todo lo alto, a otras cumbres como el Pico Cervero, en la Sierra de las Quilamas. 

Otro de los puntos más destacados en la comarca es la forma rocosa conocida como La Torrita. Es una especie de torre de piedra ubicada en pleno monte en el término municipal de Herguijuela de la Sierra. Se puede acceder a ella a través de la ruta PR-SA-10 que parte desde La Alberca. La dificultad de la caminata es media, por lo que no está indicada para gente sin experiencia, pero sin duda merece la pena por el enclave, que ofrece unas maravillosas vistas del valle de las Batuecas y la sierra de Béjar.

DIFERENTES OPCIONES DE BAÑO EN LA SIERRA DE FRANCIA

Durante los meses de verano el intenso calor invita a darse un buen chapuzón para refrescarse. La provincia de Salamanca carece de zonas de baño aprobadas por la Junta de Castilla y León, pero eso no significa que no existan posibilidades para nadar en una jornada de relax en plena Sierra de Francia.

La primera de las opciones es acudir a alguna de las piscinas municipales que ofrecen diversas localidades de la comarca. Cuenta con piscina La Alberca, que ya está abierta al público desde finales de junio con todas las medidas de seguridad pertinentes de higiene y aforo frente al covid. También hay piscina en las localidades de Sotoserrano, Tamames, Miranda del Castañar, San Miguel de Valero y Linares de Riofrío, que se suman a las de localidades cercanas como Los Santos. Se espera que la mayor parte de ellas estén en funcionamiento durante el mes de julio.
Más allá de las piscinas municipales, y algunas privadas disponibles para clientes de establecimientos hosteleros, la otra opción de darse un baño veraniego en la Sierra de Francia es recurrir a ríos y piscinas naturales.

Al tratarse de zonas de baño libres, se recomienda mucha precaución, no alejarse de la orilla, no realizar acciones peligrosas y utilizar calzado adecuado, debido al lecho pedregoso de los ríos en la mayoría de los casos. La gran diferencia con las zonas autorizadas por la Junta, es que estas últimas poseen una mejor calidad del agua ya que se controla mediante estudios. 

Las zonas de baño de la Sierra de Francia están, en muchos casos,  preparadas para el baño público con barandillas y escaleras y son adecuadas para una escapada relajante en pleno verano. Una de las más recomendadas es la piscina natural de Villanueva del Conde. Se trata del antiguo Charco de la Cruz, y cuenta con una zona de baño delimitada y tranquila.

Otra localidad donde darse un baño es posible es San Martín del Castañar, además sin salir del propio pueblo, ya que la zona del merendero cuenta con una piscina natural a la que se puede acceder fácilmente a un corto paseo desde la misma Plaza Mayor. Este enclave es conocido por los vecinos por acoger muchas de las actividades festivas como las comidas populares.

La poza de La Palla es posiblemente el enclave natural más destacado de las zonas de baño en Las Quilamas. Su acceso no es sencillo, por lo que solo se recomienda a iniciados en el senderismo, pero una vez allí, los visitantes se encontrán con un hermoso paraje dominado por la cascada denominada Gancho Bermejo. Una caída de agua de más de 20 metros de altura que cae en una zona donde el agua se torna tranquila y con espacio de sobra para nadar.
Para finalizar, la piscina natural de Valero es otra de las buenas opciones para el baño en la Sierra de Francia, conocida por los vecinos como El Charco del Pozo, ha sido remodelado para facilitar el acceso al agua en un buen lugar, de aguas tranquilas.

Todas estas opciones son perfectamente válidas para un año en el que se sigue valorando escapar de las aglomeraciones y disfrutar de la paz y tranquilidad que otorga la naturaleza.