En memoria de Jacqueline. Poema de Javier Alvarado desde Panamá

 

 

Pilar Fernández Labrador, Javier Alvarado y Jacqueline Alencar, en el Colegio Fonseca de la Universidad de  Salamanca

 

Debo gratitud a Araceli Sagüillo, poeta palentina-vallisoletana, además de grata amiga de Jacqueline, por su extrema generosidad a la hora de alentar un libro en homenaje a mi compañera, un libro de poemas para hacer memoria de esta sembradora de Poesía que fue y será Jacqueline Alencar. No estoy al tanto de todos los convocados, pero alguno me hace llegar su ofrenda lírica, a la vez que se la remite a Araceli. Aquí dejo conocer un hermoso soneto llegado desde el corazón de un panameño internacional.

 

Javier Alvarado (Santiago de Veraguas, Panamá,1982) es licenciado en Lengua y Literatura Españolas por la Universidad de Panamá y ha sido galardonado con numerosos premios, como el Premio Nacional de Poesía Joven de Panamá Gustavo Batista Cedeño en los años 2000, 2004, 2007 y 2014. Premio de Poesía Pablo Neruda 2004 y Premio de Poesía Stella Sierra en el 2007. Poeta residente por la Fundación Cove Park, Escocia, Reino Unido 2009. Mención de Honor del Premio Literario Casa de las Américas de Cuba 2010 con su obra ‘Carta Natal al país de los Locos (Poeta en Escocia)’. Primer Premio de los X Juegos Florales Belice y Panamá, León Nicaragua con ‘Ojos Parlantes para estaciones de ceguera’. Premio Centroamericano de Literatura Rogelio Sinán 2011 en poesía con el libro ‘Balada sin ovejas para un pastor de huesos’. Premio Internacional de Poesía Rubén Darío de Nicaragua por su libro ‘El mar que me habita’. Premio Internacional de Poesía Nicolás Guillén 2012 por su libro Viaje Solar de un tren hacia la noche de Matachín. Finalista del Festival de la Lira (Ecuador) 2013 por su libro ‘Carta Natal al País de los Locos (Poeta en Escocia)’. En 2014, un jurado conformado por el poeta español Antonio Gamoneda, el poeta peruano Rodolfo Hinostroza y Julio Pazos de Ecuador, le otorgaron el Premio Medardo Ángel Silva a obra editada por su libro Carta Natal al país de los Locos. En el 2015 obtuvo el premio Ricardo Miró de poesía, máximo galardón de las letras panameñas. En 2017 obtuvo el Premio Hispanoamericano de Poesía de San Salvador. Luego el Premio Juegos Florales de Quetzaltenango, 2018. En 2020 obtiene junto a Lucía Estrada y el traductor Russel Karrick the Gabo Prize in Literature in Translations & Multilingual Texts. Ha dado lecturas de sus poemas en Cuba. Chile, Nicaragua, Costa Rica, México, Inglaterra, Guatemala, El Salvador, Escocia, Colombia, Quebec, Canadá, Argentina y Uruguay; así como también la aparición de sus poemas en varias antologías de Poesía Hispanoamericana.

 

Jacqueline Alencar a orillas del Tormes, leyendo un poema de Gastón Baquero durante un homenaje tributado por su centenario (Foto de José Amador Martín). Baquero tuvo alto aprecio a Jacqueline

 

 

JACQUELINE ALENCAR, NOMBRE EN CALICANTO

 

 

Dejadlo vivo

para siempre.

Gastón Baquero

 

Jacqueline que eres voz, que eres el canto;

arborescente el pacto de la alianza;

boliviana hacia Hispania en la bonanza,

te canta el español y el esperanto.

 

Recuerdo de su risa en el encanto

cuando el tiempo nos fija su mudanza;

Salamanca bendita en la labranza,

tu nombre se eterniza en calicanto.

 

Porque por ti se expande otro camino;

sobrevuelan las aves de colores

en tus manos también se aviva el arpa

 

de salmos y poemas donde afino

esta nostalgia en himnos y esplendores.

Dejadla viva siempre, que ya zarpa.

 

 

A Alfredo Pérez Alencart y a su hijo José Alfredo, hasta las iluminaciones de Tejares.

 

José Alfredo, Alfredo y Jacqueline Alencar, en la ciudad portuguesa de Évora (2017)