Guijo de Ávila y Vistahermosa cuentan su historia en libros editados por la Diputación

Se han presentado los libros de José Castro Muñoz y Manuel Martín Bejarano y de Javier Barragués Tapia
Presentación de los libros sobre Guijo de Ávila y Vistahermosa - Fotos: Lydia González

El diputado de cultura, David Mingo, junto con los autores de los libros sobre Guijo de Ávila y Vistahermosa (Aldeatejada) y alcaldes de dichos municipios presenta las publicaciones “Guijo de Ávila en el pasado” de José Castro Muñoz y Manuel Martín Bejarano y “Vistahermosa. Memorias de un pueblo salmantino aferrado a su industria” de Javier Barragués Tapia.

Mingo señaló que se continúa publicando monografías de las localidades buscando preservar cultura y tradiciones: “Es nuestra intención poder presentar estas ediciones en las que se ha estado trabajando en tiempo de pandemia. Además de continuar con monografias de nuestros municipios, con 200 ejemplares y un precio de 10 euros en el caso de Guijo de Ávila y 12 euros el de Vistahermosa”.

José Castro Muñoz habló sobre el tomo centro en Guijo de Ávila: “El origen de la localidad hay que buscarlo en la segunda mitad del siglo XII, durante la repoblación y los dos documentos más antiguos son una carta del rey de Castilla Fernando III en  Latin (donde hace donación al obispo de Ávila Raimundo) y un documento del año 1232 del Papa Gregorio IX. La villa de Guijo perteneció a Ávila hasta 1833, hemos pretendido bucear en los entresijos del pueblo y pueda contemplarse con ojos diferentes”.

Javier Barragués indicó que el proceso de investigación en Vistahermosa fue complejo al carecer de documentación escrita: “Es una historia reciente de Vistahermosa, un pueblo que nace al albor de la industria del curtido a partir de 1871 hasta 1986 con crisis de petróleo, incertidumbre de inversión, etc. Hay dos partes, la saga industrial de los Charro y la de los Ferrán, hay un proceso de creación de industria muy simpático y un auge y estabilización. La falta de documentación nos ha hecho recurrir a fuentes orales y memoria histórica. Vistahermosa tuvo un pasado precioso”.