Ciudad Rodrigo al día

 

Ciudad Rodrigo vive su sesión de vacunación más caótica debido a la repesca que se había programado

Se presentaron más personas de las esperadas a la repesca, y hubo gente que se tuvo que volver a casa sin vacunar

Como suele ser ya habitual cada semana, el Pabellón Eladio Jiménez de Ciudad Rodrigo albergó en la mañana del martes una nueva jornada de vacunación masiva contra el coronavirus, que acabó siendo la más caótica de las desarrolladas hasta la fecha en ese recinto, según la definieron desde el propio Ayuntamiento. La causa de ese caos estuvo en la repesca que se había programado en el ecuador de la mañana, a la que se presentaron muchas más personas de las esperadas.

La jornada comenzó con la vacunación de 9.40 a 11.15 horas de las 390 personas nacidas en 1986 y 1987 que están sanitariamente censadas en las 40 localidades que integran las zonas básicas de salud de Ciudad Rodrigo, Robleda, Fuenteguinaldo y Fuentes de Oñoro, es decir, La Atalaya, El Bodón, Carpio de Azaba, Castillejo de Martín Viejo, Ciudad Rodrigo, La Encina, Monsagro, Pastores, Saelices el Chico, Sancti-Spíritus, Serradilla del Arroyo, Serradilla del Llano, Tenebrón, Zamarra, Agallas, Herguijuela de Ciudad Rodrigo, Martiago, El Payo, Peñaparda, Robleda, El Sahugo, Villasrubias, La Alamedilla, Alberguería de Argañán, Campillo de Azaba, Casillas de Flores, Fuenteguinaldo, Ituero de Azaba, Navasfrías, Puebla de Azaba, La Alameda de Gardón, Aldea del Obispo, La Bouza, Espeja, Fuentes de Oñoro, Gallegos de Argañán, Puerto Seguro, Villar de Argañán, Villar de Ciervo y Villar de la Yegua.

A partir de las 11.15 horas, estaba programada una sesión de repesca para aquellas personas de las zonas básicas de Ciudad Rodrigo, Robleda, Fuenteguinaldo y Fuentes de Oñoro nacidas de 1962 a 1985 que no se vacunaron por el motivo que fuese cuando les correspondía. Para este grupo se había traído un número específico de vacunas, pero se quedó claramente insuficiente al presentarse muchas más personas de lo previsto.

Entre las causas de este ingente número de personas que acudieron a la repesca está que ahora se cumple medio año de la ola de coronavirus con la que la comarca estrenó el 2021, y por lo tanto pueden empezar a vacunarse todos aquellos que pasaron la enfermedad en aquel momento (hay que esperar 6 meses). Aunque se intentó ‘repescar’ alguna vacuna, finalmente se vio que iba a ser imposible vacunar a todos los que habían acudido a la repesca, por lo que tanto desde los profesionales sanitarios como desde el Ayuntamiento se comunicó la incidencia a los que estaban esperando, de tal modo que bastantes personas acabaron marchándose a casa sin vacunar.


Tras ello, todavía se pusieron muchas más vacunas en la mañana del martes, que en este caso sí estaban preparadas, a las personas nacidas en 1980 y 1981 de las cuatro zonas básicas de salud mencionadas, a quienes se puso la segunda dosis de Pzifer tras haber recibido la primera el martes 29 de junio. A esta impartición de segundas dosis estaban citadas 282 personas, que debían acudir en los mismos horarios que lo hicieron el primer día, de 12.00 a 13.45 horas, en función de su semestre de nacimiento.

Debido al caos que se generó con la repesca, todas esas personas que iban a por la segunda dosis tuvieron que esperar más de lo inicialmente previsto, pero al menos acabaron por recibir la vacuna. Esa espera más larga de lo debido la afrontaron en las sillas desplegadas por la pista principal de juego del Pabellón Eladio Jiménez, que volvió a habilitarse como lugar de espera para evitar tener que hacer cola en el exterior, donde pegaba con fuerza el sol.

Hay que apuntar que, aunque hubo caos por las circunstancias mencionadas (después de que el martes pasado también hubiera problemas en la jornada de vacunación, en aquel caso por incidencias informáticas que ralentizaron la mañana), la entrada al Pabellón se intentó hacer lo más ordenadamente posible, habilitando la Policía Local una entrada diferente para cada uno de los grupos objeto de vacunación (por ejemplo, los que iban a por la 2ª dosis entraron por la puerta lateral directamente a la pista).

Por si fuera poco, durante la mañana también se fue creando en el pasillo anexo al frontón una cola de ‘incidencias’, con personas con otras circunstancias que se intentaron ir solventando, como por ejemplo que iban a que les pusieran la segunda dosis de AstraZeneca, que en principio no estaba prevista. Junto al personal sanitario y a los agentes de la Policía Local, en la sesión también estuvieron involucrados personal de mantenimiento y limpieza del Ayuntamiento, y voluntarios de Cruz Roja.

Ver más imágenes: