Esbozos de la Iglesia de San Martín de Tours: Luz en la oscuridad

Si salimos de la Plaza Mayor por el arco que da a la Plaza del Corrillo, nos toparemos con la portada románica de la Iglesia de San Martín de Tours. Esta joya románica, pese a estar “relegada” por el  esplendor barroco de los Churriguera, nada tiene que envidiarle. Como lleva siendo costumbre desde hace unos veranos, el “Programa de Apertura de Monumentos de Castilla y León” vuelve a contar con la presencia de esta querida iglesia.

Desde la Plaza del Corrillo, apreciamos una de sus dos puertas visibles: La Puerta del Obispo. El abocinado de la portada sirve de anuncio de la experiencia que se sentirá al atravesar la puerta. Sobre esta última se encuentra una escultura policromada del titular del templo, San Martín de Tours. Al cruzar, viajas en el tiempo. Viajas primero a esa etapa renacentista que se materializa en la Capilla del Conde Grajal, aunque contrastada con el retablo barroco que se lleva todo el protagonismo del espacio. Las tallas de los mártires Arcadio, Probo, Eutiquio, Pascasio, el niño Páulo y San Sebastián son el perfecto complemento del retablo. Además, hay también una excepcional imagen de la Virgen María amamantando al Niño Jesús que guarda una gran similitud con la Virgen de los Remedios de la Iglesia de San Julián y Santa Basilisa: misma representación, misma posición y una fisionomía muy parecida.

Continuando con el recorrido, entramos en la capilla-camarín de la Virgen del Carmen, antiguamente de la desaparecida Virgen de las Angustias. Esta capilla barroca fue erigida sobre la Puerta del Poniente. Sí, la San Martín que vemos hoy tenía tres puertas. Esta es, para mí, la más bonita de las tres. Oculta desde el siglo XVII, era la puerta principal del templo. También abocinada, sus arquivoltas presentan una mayor ornamentación que la anterior. Se conservan, incluso, algunos de sus pigmentos rojos y azules originales. En el año 1958, fue redescubierta gracias a unas labores de restauración. El camarín fue ideado por José Benito de Churriguera y está presidida por una pequeña Virgen del Carmen muy desconocida y que carece del tradicional escapulario. A sendos lados de la imagen, encontramos dos retablos más. A la izquierda, Santa Ana con altorrelieves policromados de San Juan Bautista y San Juan Evangelista. En el lado derecho, Santa Lucía flanqueada por dos esculturas de San Francisco y San Antonio. Remarcables son las ornamentaciones de los retablos, combinando las tradicionales hojas de viña y uvas junto a otros motivos florales que no he conseguido identificar, pero que son similares a rosas (elemento que no había visto en otros retablos). Culmina el lugar una pequeña cúpula blanca decorada interiormente con lo que parece a simple vista que son los atributos de la Pasión. Entorno al círculo perfecto, cuatro angelitos también portan instrumentos de la pasión como la escalera o la columna.

La Iglesia de San Martín de Tours es un auténtico tesoro desconocido para los salmantinos. Pese a estar abierta casi todos los días del año, muchos pasan de largo sin pararse a contemplar aunque sea su portada. Sin ir más lejos, yo mismo entré por primera vez en las capillas recuperadas hace unas semanas, aunque la parte románica la tuviera más que conocida. Su progresiva recuperación gracias al Plan del Románico Atlántico va a conseguir restablecer el esplendor perdido de la iglesia, además de asegurar su estabilidad. Asegurar el patrimonio histórico es primordial. Y, por cierto, #PorUnRománicoAbierto .

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Libro: Guía secreta de Salamanca de Ignacio Francia

http://www.romanicoatlantico.org/es/intervenciones/salamanca-26

http://www.arquitecturapopular.es/arquitectura-historica/religiosa/iglesia-san-martin-de-tours-salamanca.htm

https://www.santamarialareal.org/es/noticias/la-iglesia-de-san-martin-de-salamanca-reabre-sus-puertas-como-punto-de-informacion-de-romanico

https://www.idayvueltablogdeviajes.com/2017/10/iglesia-de-san-martin-salamanca.html