En memoria de Jacqueline. Poema de Cyro de Mattos, desde Bahía

Jacqueline Alencar con el mar de Figueira da Foz al fondo (foto de A. P. Alencart)

Por ahora no puedo escribir sobre Jacqueline. Gracias a Dios, existen numerosos amigos que desean honrar su memoria, como es el caso del brasileño Cyro de Mattos (Itabuna, Bahía, 1939), poeta, narrador, periodista, abogado y miembro de la Academia de Letras de Bahía, quien ha obtenido varios galardones: ahí están el Premio Nacional Ribeiro Couto, el Premio Afonso Arinos, el Premio Centenario Emílio Mora o el Premio Internacional de Literatura Maestrale Marengo D’oro (Génova). De Mattos tiene libros publicados en Alemania, Francia, Portugal, Rusia, Estados Unidos, España, México, Dinamarca, Suiza y Italia. Entre sus libros de poesía están Vinte Poemas do Rio, Cancioneiro do Cacau, Ecológico, Vinte e Um Poemas de Amor, Devoto do Campo y Oratório de Natal. Yo mismo traduje una antología poética suya, titulada en castellano “Donde estoy y soy”, la cual presentamos en el Encuentro de Poetas Iberoamericanos de 2013. Años después, en 2017, se hizo una edición española bajo el sello de Verbum.

Gracias, querido Cyro, nordestino como los ancestros de Jacqueline y míos.

Jacqueline Alencar, con las poetas Araceli Sagüillo (España) y Elena Liliana Popescu (Rumanía), en el Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca (foto de A. P. Alencart)

 

JACQUELINE

 

A la princesa y el príncipe Alfredo,

El hombre y la mujer tantas veces,

La amiga y el amigo en los ropajes del día,

La madre y el padre de ese hijo, oh flor,

Bendecida en el vientre de lo eterno,

El ojo de ella en la imagen de él,

La foto del beso más completo.

Y la llegada de ese perfume

Desde el otro lado, ahora en el jardín

De nuestro bien amado Galileo,

Para aspirar en el aire sublime

Que bien sabe cómo estoy,

El corazón palpitando en saudades.

Me cuesta decir cómo prosigo

Dentro de esa hora inevitable

Que me saluda en la distancia

Y quiere dejar triste mi pecho.

 

(Dedico el poema ‘Jacqueline’ al poeta amigo Alfredo Pérez Alencart.

Itabuna, Bahía-Brasil, 4.6.2021)

Jacqueline Alencar junto al mar de Almería, con José Alfredo y Alfredo

 

JACQUELINE

 

A princesa e o príncipe Alfredo,

O homem e a mulher tantas vezes,

A amiga e o amigo nas vestes do dia,

A mãe e o pai desse filho, ó flor,

Abençoada no ventre do eterno.

O olho dela na imagem dele,

A foto do beijo mais completo.

E a chegada desse perfume

No lado de lá, agora no jardim

Do nosso bem-amado Galileu

Para trescalar no ar sublime,

Que me sabe como estou,

O coração a bater em saudade.

Custa-me dizer como prossigo

Dentro dessa hora inevitável,

Que me acena na distância

E quer fazer meu peito triste.

 

(Dedico o poema ‘Jacqueline’ a poeta amigo Alfredo Pérez Alencart.

Itabuna, Bahia-Brasil, 4.6.2021)

Los poetas brasileños Álvaro Alves de Faria y Cyro de Mattos, en el Colegio Fonseca de la Universidad de Salamanca  (foto de Jacqueline Alencar)