Ciudad Rodrigo al día

 

Un total de 49 vehículos, entre ellos 4 bicis, reciben la bendición de San Cristóbal

La bendición tuvo que realizarse de una forma diferente a lo habitual por las obras de la calle Voladero

Un día después de su aparición en el calendario, la Parroquia de San Cristóbal de Ciudad Rodrigo celebró en la calurosa mañana del domingo la festividad del Santo que le da nombre con la clásica procesión motorizada por las calles de la ciudad que, gracias a sus características (los participantes van en sus propios vehículos), no ha dejado de realizarse en su formato habitual por culpa de la pandemia como sí ha ocurrido con el resto de desfiles procesionales. La celebración comenzó como es habitual con una misa en el interior del templo presidida por el párroco, Rafael Caño.

A su conclusión, llegó el momento de la procesión por las calles de Miróbriga, para la cual la imagen de San Cristóbal fue colocada en la baca de un Renault 5 de color rojo. Esta imagen fue escoltada durante el desfile por un vehículo de la Policía Local, cuyos agentes aprovecharon los minutos previos para multar a un vehículo que estaba aparcado sobre un paso de cebra junto al templo (en realidad había varios vehículos mal aparcados –uno por completo sobre la acera, varios en doble fila, etc.-, esperando obviamente el inicio de la procesión).

Siguiendo el coche con la imagen de San Cristóbal desfiló el habitual jeep en el que viaja siempre el párroco Rafael Caño, quién estuvo acompañado de un niño. Este jeep fue conducido por Joaquín Sánchez ‘Tato Galerías’, quién fue lanzando vivas a San Cristóbal, algo que ya había hecho a las puertas del templo antes de subirse al jeep.

Tras la parte protocolaria de la caravana se sumaron 42 vehículos, la mayoría turismos, entre ellos uno descapotable y tres bastante antiguos –incluido un mini-, pero también otro jeep descapotable y algún monovolumen. Todos ellos realizaron el recorrido habitual por la calle San Cristóbal, Paseo de Carmelitas, Hermanos García Carraffa, calle Santa Clara, rodeo a las Tres Columnas, calle Santa Clara, zona del Árbol Gordo, Avenida de Béjar, calle Virgen de la Peña de Francia, y Paseo de Carmelitas para volver hacia la calle San Cristóbal y alcanzar las puertas de la Parroquia.


Una vez de vuelta, el final fue diferente. Tradicionalmente, los vehículos son bendecidos a las puertas del templo y abandonan la zona por la calle Voladero. Ante las obras de ésta vía, la Parroquia había previsto que los vehículos saliesen por las calles Fuente Nava y San Blas en dirección a la Avenida de Béjar (como está haciendo cualquier vehículo que llega hasta allí). Sin embargo, los agentes de la Policía Local comunicaron justo antes de arrancar el desfile que no era posible hacerlo así.

De este modo, la bendición acabó por realizarse en la esquina del terreno donde está la Parroquia, recibiendo el agua bendita los vehículos mientras giraban en la isleta más cercana. A los vehículos participantes en la procesión (excepto el de la Policía Local, que no llegó hasta allí) se sumaron para recibir la bendición proporcionada por Rafael Caño 4 bicicletas. De este modo, en total hubo 49 vehículos participantes, frente a los 57 del año anterior (cifra similar a la de 2017 y 2019). Por último, se bendijo una silla de ruedas.

Ver más imágenes: